martes, 27 de febrero de 2018

Innuendo, el efímero regreso de Queen

Página Facebook Seguir desde G+ Nuestra lista en YouTube Rss

Ficha
Innuendo. Queen
Nombre: INNUENDO
Intérprete: Queen
Publicación: 1991
Autor: Queen
Género: Rock

Bonus track:
Robert Plant homenajea a Freddie cantando Innuendo sin saberse la letra
Referencias:
Info en la Wikipedia

Allá por el inverno de 1991, en una tarde lluviosa de enero o febrero si no recuerdo mal, me acerqué a casa de un amigo a matar el tiempo con juegos de mesa mientras escuchábamos la radio. Esa era la forma en que los preadolescentes mataban las horas en aquellos tiempos de la era pre-internet. Jugando con fichas tangibles y escuchando música sin ningún control sobre la fuente. Y ninguna pantalla a la vista. Como seres primitivos.

Ambos estábamos dando nuestros primeros pinitos en terrenos musicales más allá de la radiofórmula. Intercambiábamos cintas de 90 minutos con dos discos grabados, uno en cada cara, y alguna canción de relleno. Cada vez que conseguíamos un nuevo disco de nuestros grupos favoritos lo celebrábamos como una gran victoria. Dire Straits, Prince, Queen... Las discografías se iban completando poco a poco y en un orden para nada definido. Insisto en que eran tiempos sin acceso inmediato a la información. ¿Qué disco había sido publicado antes, A Night At The Opera o A Day At The Races? A quién le importa, si ambos sonaban genial.


No recuerdo a qué jugábamos, Monopoly quizás, pero sí me acuerdo perfectamente que empezó a sonar una canción desconocida en la radio. Ambos levantamos la vista del tablero pensando que aquellos acordes recordaban a Queen, pero sin atrevernos a decirlo por miedo a fallar y demostrar nuestra, por otra parte evidente, incultura musical. Hasta que sonaron los primeros versos cantados. Esa era la voz de Freddie Mercury, no había duda. Y, sin embargo, la canción no nos era conocida.

La discografía de Queen ya la teníamos completa. De eso estábamos casi seguros. En la Discoplay no aparecía ningún disco que no tuviésemos ya grabado. ¿Quizá es que teníamos una copia incompleta de alguno de los álbumes? Un disco nuevo no podía ser, esa opción la descartamos pronto, porque a alguien le habían dicho que corría el rumor de que en alguna revista se había leído que Freddie tenía SIDA y estaba a punto de morir. O quizá ya había muerto. Eran tiempos sin Internet, no lo olvidemos.

La canción era espectacular y nos tuvo seis minutos en silencio disfrutando del sonido que salía por aquella radio-despertador con flamante tecnología monoaural. Tenía varias partes de diferentes estilos, incluida una opereta similar a la que da lustre a la gloriosa Bohemian Rhapsody. Incluso sonaba una guitarra flamenca. La banda estaba en plena forma. El futuro de Queen parecía asegurado.

Esa canción era Innuendo, lanzada como single de adelanto al que unas semanas después sería el último disco de estudio de Queen, también llamado Innuendo. A finales de ese mismo año 1991 falleció Freddie Mercury de SIDA. Su muerte la descubrí en una noticia breve en el diario local. Todavía guardo el recorte de la noticia, como recuerdo de lo que sentí al leerla: alegría por saber que Freddie no se había muerto años atrás como sospechábamos, seguida de tristeza porque la noticia anunciaba precisamente su fallecimiento.

Mi amigo se compró el CD de Innuendo. Y estamos hablando de cuando los cedeses nuevos costaban 3.200 pesetas, en una época en la que 3.200 pesetas eran mucho dinero. Un auténtico lujo, justificable porque los CDs eran el futuro que traían el inevitable abandono de los vinilos y las cintas. Lo que no sospechábamos es que una década después los CDs quedarían totalmente desplazados por archivos digitales en MP3, intangibles y reproducibles en multitud de dispositivos entonces inimaginables como ordenadores personales o, ojo a esto que parece sacado de una película de ciencia-ficción, ¡teléfonos sin cables!

En fin, que los amigos de MuMe me pidieron un texto sobre una canción ligada a un recuerdo personal para celebrar su quinto aniversario y yo no me pude negar (literalmente, no-me-pu-de-ne-gar), y este recuerdo es el resultado. Quedo muy contento de poder participar en un nuevo aniversario de este fantástico blog, y me despido con un sincero deseo de que esta bitácora goce de buena salud por muchos años, casi tantos como sus autores y lectores.

11 comentarios :

  1. Yo siempre me quedaré con los Queen de los setenta. Aun teniendo disco suyos de los 80 que realmente fue cuando los empecé a conocer.
    Este tema no está mal no me disgusta nada, pero nunca entendí esas ganas de casi repetir totalmente la fórmula de Bohemiam Rhapsody. Tema de esos que sólo salen una vez en la vida. No obstante, no le quito ningún mérito y con los años lo veo como una continuación de lo que hicieron y también como una manera de decir a todos aquellos, entre ellos yo, que ya no les gustaban tanto que podían hacer temas complejos en cualquier momento si se lo proponían.
    Me gusta tu aporte. Los sentimientos que produce una canción, un grupo, un disco, para mi van muchos más allá que la calidad en si misma. Y eso yo lo aprecio mucho.
    Saludos sintéticos.

    ResponderEliminar
  2. Y por si acaso quiero dejar una cosa clara. No lo quito a este tema la calidad que tiene. Ni mucho menos.
    Saludos sintéticos.

    ResponderEliminar
  3. Efectivamente... no te pudiste negar XD
    Gracias Felipe

    ResponderEliminar
  4. Me he sentido identificado con tu relato en más de una cuestión. Para mí Queen son, junto con Pink Floyd, la banda más importante de mi vida. Hubo una época, gloriosa y épica, en la que no sabíamos de música más allá de lo que aparecía en los BID y lo que nos contaba algún amigo de Madrid o Barcelona y, efectivamente, lo mismo daba que A Day at the Races hubiera salido antes o después que A Night at the Opera, si sonaban a gloria; incluso, antes de escucharlos, dudábamos si eran los mismos Queen que tocaban Play the Game... Todo era benditamente confuso y el universo musical era misterioso: todo estaba por descubrir y, lo mejor de todo, 'costaba trabajo' descubrirlo, así aprendías a amarlo.
    Sentí mucho la muerte de Freddie. Yo me enteré el mismo día que sucedió y fue todo un shock, de hecho discutí con un compañero de clase la noticia pues creía que lo que él había escuchado es que Freddie había admitido que tenía SIDA (eso fue el día antes o poco más), pero no, la triste noticia era cierta. Desde ese día colgué en la puerta de mi habitación de mi piso de estudiante una bandera inglesa con un crespón negro que estuvo allí hasta que terminé la carrera.
    Al poco tiempo vino a visitarme mi novia de entonces (hoy mi santa esposa) y me trajo un vinilo de regalo: Innuendo. Fue mi último vinilo, a partir de entonces ya sólo compré CD's.
    Salute You!!

    ResponderEliminar
  5. Gracias por el emotivo post <3

    ResponderEliminar
  6. ¡En dos palabras impresionante! (como decía aquel)
    Me identifico plenamente con aquellos tiempos arcaicos: las cajitas del señor Phillips, el sonido mono del cassette patatero, juegos de mesa, la radio de protagonista, sin internete ni falta que hacía,... no es que fuera mejor, era distinto.
    Tu parte musical, la canción de tus recuerdos, ¡tremenda! No sé si lo recordarás, pero ya nos dijiste algo, jejeje.
    Abrazo Felipe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guau, ni me acordaba de ese comentario. Peter Jackson transformó un libro en una trilogía cinematográfica y yo de un comentario hice un post :P

      Eliminar
  7. Maravillosa entrada, solo puedo felicitarte. Es entrañable, es emotiva, qué bien escrito y narrado, qué bien plasmadas esas sensaciones y esos recuerdos con los que también me he sentido muy identificado: el descubrimiento de la música y nuevos grupos, el dejarse discos y compartir, el grabar en cintas de 90 minutos -fíjate, un detalle en el que no había vuelto a pensar- y por supuesto aquellos tiempos sin internet ni ordenadores. Parece mentira, buena parte de mi vida ha sido eso, esa liturgia, por ejemplo también a la hora de comprar discos vinilos y pincharlos con emoción en casa. Grandes Queen y Freddie, qué bueno es este tema, le encuentro tantos matices y ciertos momentos épicos. Gran vídeo. Abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Vuelvo a ser alguien primitivo, mi mente vuelve a una tarde cualquiera de invierno, sobre una alfombra jugando a un juego de mesa y escuchándo música...podría ser Queen o cualquier otro...bendita memoria...me alegro de no ser un pez...
    La muerte de Mercury fue un palo total, una voz espectacular y uno de los mejores frontmans de la historia de la música

    ResponderEliminar
  9. Siento tardar tanto en comentar, el motivo está bastante justificado...

    Un aniversario de MM sin Felipe ya no es lo mismo, escriba desde Corea o desde España...

    Gran abrazo

    ResponderEliminar
  10. Gracias a todos por los comentarios. Me gusta ver que aquellos años de exploraciones musicales sin mapa ni GPS dejaron sensaciones similares en mucha gente. Y sobre el aniversario, qué puedo añadir a estas alturas, el email de MuMe pidiendo un post ya es una pequeña tradición :D

    ResponderEliminar

 
Un invento de Jakesnake, Nostromo & Oloman | CONTACTO | Diseñado por Oloblogger