jueves, 22 de febrero de 2018

El último viaje de un perdedor. Gypsy rider

Página Facebook Seguir desde G+ Nuestra lista en YouTube Rss

Ficha
Gene Clark & Carla Olson. Gypsy rider
Nombre: Gypsy rider (Jinete gitano)
Intérprete: Gene Clark & Carla Olson
Publicación: 1987
Autor: Gene Clark
Género: Country rock

Bonus track:
So rebellious a lover
Gypsy rider Directo
Midnight Choir Versión

Cuando en 1987 Gene Clark registra junto a Carla Olson el exquisito larga duración: So rebellious a lover, hacía ya más de veinte años desde que había decidido abandonar el grupo con el que alcanzó la fama y el éxito que durante el resto de su carrera, el destino le negó.

The Byrds. Musicae Memorandum
Unos jovencísimos  The Byrds en New York  (1965)
Clark abandonó The Byrds en marzo de 1966, justo cuando la banda iniciaba la grabación de su tercer disco: Fifth dimension. Gene fue el líder compositivo en aquellos primeros años de vida del grupo californiano, al que según se dice, abandonó debido a su pánico a volar, cosa que la popularidad de la banda hacía obligatorio para poder cumplir con todos los compromisos que tenían.


Después de este episodio, la carrera de Gene Clark fue un tortuoso camino de desilusiones, fracasos y sinsabores que hoy, revisada su obra, resulta algo incomprensible y cruelmente injusto. La falta de suerte, o de una promoción adecuada, o tal vez, de sentido de la oportunidad, pudieron ser las causas de esta debacle. Lo cierto es que cuando, en 1967, Gene debuta en solitario con una delicatessen como Gene Clark with The Gosdin Brothers, disco de melodías íntimas y deliciosas, con armonías vocales milagrosas, influenciado por los primeros The Beatles, o un año después, junto al virtuoso del banjo Doug Dillard, graba The fantastic expidition of Dillard Clark, excelente elepé bluegrass con esencias folk y country-rock; el mundo miraba a la música a través de cristales de eléctricos colores, en clave de psicodelia. Igualmente en 1971, el hermoso White light, una maravilla folk con voz, acústica y armónica no parecía oportuno, los vientos soplaban espoleados por las rudas guitarras de Led Zeppelin y Deep Purple, el southern rock y el blues-rock.

En cambio, cuando en 1974, la psicodelia dormía el sueño de los olvidados, y los discos barrocos no tenían sentido, nuestro amigo se zambulle en suntuosidades sónicas con el elaborado y ambicioso (pero extraordinario): No other. Ni siquiera quiso la diosa fortuna ser generosa con él, cuando en 1973, se reune con sus viejos compañeros de The Byrds para facturar el último disco del grupo, de título homónimo, pero que no reverdeció viejos laureles. Tampoco los dos discos grabados junto a Chris Hillman y Roger McGuinn (1979-1980) supusieron un cambio radical en la suerte de Gene Clark.

Carla Olson & Gene Clark live 1987
Carla Olson & Gene Clark live 1987
Por todo ello, en 1987, y por un encuentro más bien casual, Gene se confabula con la cantante de los Textones, Carla Olson, para grabar el que a la postre sería su último disco de estudio: So rebellious a lover. Aquí, un desencantado Clark, nos ofrece junto a su compañera, un disco crepuscular, acústico, folk y country; un trabajo de camino y granero, de olor a heno y sabor a pan de maíz y licor de zarzaparrilla; un cancionero en el que, en muchos momentos, manda la melancolía y el rumor de la tristeza. De entre todos las coplas que lo conforman, destaca en mi opinión, la composición de Clrak, Gypsy rider: "un maravilloso tema de encendida melodía, melíflua y de exquisitos contornos. Un canción triste, de carretera, la odisea de un vagabundo que ha perdido a su chica, y sabe que el horizonte desconocido es su destino. Pero se trata de una odisea con una inigualable sensación onírica, como si la historia, el sonido de las acústicas mecidas por la steel y casi susurradas por Clark, escapasen de un sueño, del sueño raquítico de un hombre sin esperanzas, como el último reducto de pena de un moribundo".

Siempre me emociona, casi, me sobrecoge, me pone triste, y sin embargo, me hace albergar esperanza a propósito del perdedor que la protagoniza, pues alguien que canta algo tan bello, tiene por suerte, que tener suerte algún día.

Gene Clark no la tuvo, y en mayo de 1991, con 46 años, murió antes de acometer un nuevo proyecto musical en solitario, y repetir en un nuevo disco con Carla Olson. Las pérdidas, los fracasos en lo profesional y en lo personal, hicieron de Gene Clark una persona enferma, de espíritu vencido, sus adicciones hicieron el resto, y nos dejó, sin saber que hoy, muchos hemos revisitado su legado, y nos empeñamos en situarlo donde corresponde, a la altura de los grandes, pues Gene Clark fue, sin él saberlo, uno de los más grandes y sensitivos compositores que han existido.

12 comentarios :

  1. Aunque suelo pasar por esta casa, lo cierto es que no comento, el tiempo no me da para todo y cada vez se comenta menos en los blogs, es una pena.
    Pero es agradable y de celebrar que algunos blogs continúen, esto requiere trabajo y sobre todo ilusión, y una vida con ilusión es una vida que funciona.
    Me alegro de ver mis palabras en esta santa casa.
    Abrazos a todos, y gracias.

    ResponderEliminar
  2. Preciosa canción,con esencias country y bluegrass, maravillosas guitarras y maravillosa melodía, es cierto que es un tema muy melancólico. Una dura historia, y creo que historias de este tipo se dan demasiado a menudo, la de músicos y artistas de gran talento que no triunfan o que tienen auténtica mala suerte, o mal olfato o malos consejos para no saber acomodarse a los dictados del momento, como parece que relatas aquí. O sencillamente gente tan dotada compositivamente -y los hay, muchos- que se la suda esas corrientes del sonido del momento. Los casos de ex miembros de célebres bandas intentando arrancar una carrera de éxito en solitario son muchos. Gran entrada. A mí me gusta, comentar, es verdad que hay muchas cosas que merecen la pena a las que uno no llega.

    ResponderEliminar
  3. Precios canción que no conocía. Una voz muy bonita también.
    Gracias por la aportación. Siempre es bueno conocer canciones como éstas.
    Saludos sintéticos.

    ResponderEliminar
  4. Gran descubrimiento, ¡gracias! :)

    ResponderEliminar
  5. La sombra de The Byrds es alargada, no solo por su discografía y sus versiones subversivas, si no también por el incesante goteo de genios que originó.

    Sí, recuerdo con cariño el White light, en una época que escuchaba country y folk, normalmente era un receso de tanto Dylan. Siempre me han gustado los sonidos de armónicas, banjos, slide, el acento y tonada de los John denver, Crosby, Stills, Nash & Young , Joni Michell...

    Una auténtica delicadeza el tema que nos presentas hoy, merece la pena recordarse. Gene Clark siguió su camino, hizo lo que verdaderamente le gustaba, lo que le llenaba, lástima que no tuviera la repercusión merecida, como tantos talentos, hasta después de irse.

    Un placer Addison
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La discografía de Gene Clark, revisada a día de hoy deja ojiplático a cualquiera, es de una calidad inmensa. Simplemente no tuvo suerte, o tino, no lo sé.
      The Byrds fue un criadero de grandes músicos, eso está claro y fue un gran grupo.
      El placer ha sido mío.
      Abrazos.

      Eliminar
  6. Gene Clarke es uno de los grandes talentos olvidados de la música, tal vez por su temprana muerte o, quizás, quedó eclipsado por algunos de sus compañeros en los Byrds, como Gram Parsons, Chris Hillman, Roger McGuinn o David Crosby. Hace tiempo escuché alguno de sus discos en solitario, pero éste con Carla Olson no lo conocía; ni que decir tiene que el tema que has propuesto me ha encantado y ya me voy de cabeza a buscar el disco. Excelente elección. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. A mí también me ha encantado esta canción, que tampoco conocía. Magnígfica aportación para la celebración de los 5 años de Musicae Memorandum. Gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Veo que ha gustado la canción, es realmente bonita y me alegro de que así halla sido.
    Un placer.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  9. Uahu, me he quedado flipado con esta canción... Conozco a Byrds, claro, y tengo un disco de Roger McGuinn, pero no había escuchado nada de este hombre, algo que voy a remediar a partir de ahora. ¡¡Gracias por dármela a conocer!!
    Salute You!!

    ResponderEliminar
  10. No conocía este tema tan maravilloso, ¡qué gran descubrimiento!Podría subir al coche una noche de verano, subir el volúmen del "loro" y escuchar una y otra vez este tema.

    ResponderEliminar
  11. Vaya tema. Existe un instrumento mas evocador que la Steel Guitar? Para mi no.

    ResponderEliminar

 
Un invento de Jakesnake, Nostromo & Oloman | CONTACTO | Diseñado por Oloblogger