viernes, 23 de febrero de 2018

Hermes, el guitarrista africano de Los Suaves

Página Facebook Seguir desde G+ Nuestra lista en YouTube Rss

Ficha
Ese día piensa en mí. Los suaves
Nombre: Dolores se llamaba Lola
Intérprete: Los suaves
Publicación: 1988
Autor: Yosi Domínguez
Género: Rock duro

Bonus track:
Nena, te voy a dejar (1988)
Dolores se llamaba Lola (Directo 2013)
Referencias:
El caimán sincopado
La ciudad del rock

Conocí a Los Suaves a principio de los años noventa, cuando la banda, tras más de una década de funcionamiento, era ya un grupo consagrado. Enseguida me engancharon sus temas de rock duro que incluían unas letras directas y repletas de "orgullosa tristeza", donde reflejaban sentimientos y situaciones cotidianas con una curiosa mezcla de sencillez y dramatismo.

Ese estilo se intensificaba  en sus directos, auténticas ceremonias en la que su líder y cantante, el ex-policía Yosi Domínguez, ejercía de sumo sacerdote, de manera que sus actuaciones parecían algo más que conciertos. Las dos o tres veces que les vi en directo por aquella época era imposible no sentirse un "creyente" más de esa religión de Los Suaves, donde uno asumía (e incluso celebraba) sus tristezas cotidianas al mismo tiempo que se dejaba arrastrar por aquella marea de rock desenfrenado.


Los Suaves en un concierto de 1992.
Fuente: Mr. Thunderstruck

Lógicamente cuando me adentré en la discografía de la banda, recuperé muchos de sus primeros discos, pero no fue hasta hace muy poco que supe de la historia de uno de sus guitarras solistas, "Hermes". Al ver el vídeo que cierra esta entrada me llamó la atención que una banda gallega tuviera un sonriente guitarrista de raza negra y enseguida pensé que podría tratarse de un músico norteamericano, como tantos de los que a veces han echado raíces en España. El tipo tocaba realmente bien por lo que traté de investigar más sobre él hasta comprobar que realmente tenía detrás una historia extraordinaria.

Su nombre real era Hermenegildo Alogo Mebuy y había nacido en Guinea Ecuatorial. Su historia la contó el bajista Charly Domínguez, hermano de Yosi y uno de los fundadores de la banda, al relatar algunas anécdotas de sus primeros discos. Parece ser que Hermes huyó de su país a los catorce años cuando debía heredar de su padre el papel de jefe de la aldea y acabó formando parte del famoso Circo de los Muchachos, con el que recorrió medio mundo (llegando a conocer en Australia, según contó, a los hermanos Young de AC/DC).

Hermes actuando con el
Circo de los Muchachos.
Foto: El Caimán sincopado.

A mediados de los años ochenta se incorpora a Los Suaves, con los que graba dos discos fundamentales como Frankestein (1984) o Ese día piensa en mí (1988), donde, además de ese gran éxito que fue Dolores se llamaba Lola, del que luego hablaremos, se incluía Nena, te voy a dejar, con un espectacular solo compuesto por el propio Hermes. Su presencia en el grupo le dio un toque diferente en lo musical, algo más alejado del heavy, y también en lo personal, convirtiéndose en un miembro muy querido de la banda. Lo cierto es que tuvo muchos problemas con su documentación (a pesar de haberse casado con una gallega y tener dos hijos en común), hasta el punto de que cuando tocaba en Madrid, por ejemplo en la Sala Canciller, pedía a los organismos en los que tenía que resolver los trámites que acudieran al concierto para comprobar que era real su trabajo de guitarrista.

A finales de la década su vida se empezó a complicar definitivamente: sus problemas legales no cesaron, se separó de su mujer y sufrió una parálisis parcial que al final le impidió tocar la guitarra. Cuando los Suaves iban a grabar su nuevo disco, Hermes no apareció y al tiempo se enteraron que había vuelto a Guinea. No se olvidaron de él y cada vez que viajaban a Madrid, Yosi siempre preguntaba por él en la embajada guineana.

La información sobre sus últimos años de vida nos llega de forma sorprendente. En la entrada que El Caimán Sincopado dedica a Hermes, Fernando Antolín, un misionero testigo de Jehová, cuenta en varios comentarios del blog cómo coincidió con él en sus últimos días. Hermes apareció hacia el año 2000 por el Salón del Reino que había en la ciudad guineana de Bata. Por su aspecto descuidado les pareció un loco: "Su aspecto físico reflejaba un absoluto abandono. Siempre muy desastrado, vestía permanentemente la misma ropa, muy desaseada, como él mismo [...]. Algo en él, no obstante, me llevaba a pensar que no era un loco más. Sus ojos, siempre muy abiertos, como transportado a otro mundo, parecían regresar a la realidad y se iluminaban fugazmente cuando le saludabas, mientras asomaba en su rostro una triste sonrisa".

Un día Hermes le contó a Antolín que había estado en España y, para sorpresa del religioso, antiguo aficionado al rock, que había tocado en Los Suaves. A pesar de que los síntomas de que su estado físico y mental no era nada buenos, algo fue mejorando a lo largo de esos años y hasta Antolín se animó un día a traerle una guitarra para que tocara. "La leve sonrisa que recibí por respuesta me hizo subir a por ella y cuando se la di, la tomó y se puso en posición como para ponerse a tocar algo y así se quedó durante un tiempo, inmóvil y con una mirada indescifrable en sus ojos, aunque diría que profundamente triste. Fue incapaz ni de intentarlo".

Finalmente murió poco después, en 2003, como pudo comprobar el propio misionero que visitó la humilde caseta donde vivía. Hermes tiempo atrás le había enseñado con tristeza la foto de su mujer y sus hijos, y fueron ellos los que, tiempo después, se acercaron a un concierto de la banda para darles la noticia.

Pero para acabar esta canción y el recuerdo de Hermes es mejor hacerlo con imágenes de su plenitud, en ese concierto de la televisión gallega, que se ha convertido en mítico, donde interpretan el que ha sido quizá el mayor éxito de Los Suaves: Dolores se llamaba Lola. La canción narra el auge y caída de Lola, desde que fue "la niña de azul en el colegio de monjas" hasta ahora, "que quema su vida en barra americana de 7 a 3". Todo ello acompañado de un ritmo sin descanso apoyado en un riff de guitarra prodigioso, tras los que hace dos magníficos solos el que fue, como homenajeó Yosi en un concierto, ese hombre que "tocaba una guitarra blanca. Ese hombre escribió el solo de una canción. Él no está aquí. Él se llamaba Hermes Alogo Mebuy".

12 comentarios :

  1. Una grata sorpresa escuchar de nuevo a Los Suaves, hacía años. Bueno miento, he recordado que ya apareció en este blog indirectamente el año pasado, precisamente en el IV Aniversario con otro de nuestros estimados colaboradores con Palabras para Julia.

    Un placer escuchar el rock urbanita de los orensanos, tuve un colega que me machacaba a todas horas con Viene el tren y consiguió en una temporada hacer un hueco en mis preferencias con Maldita sea mi suerte.

    Triste la historia de Hermes. No se fue descalzo, conoció y vivió lo suyo.

    Abrazo Juan Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me había pasado la fecha de publicación. Gracias, Nostromo, y un abrazo.

      Eliminar
  2. No tenía ni idea de esta historia, me he quedado noqueado. Los Suaves son una de las mejores bandas de rock urbano que hemos tenido en España, yo diría que pertenecientes a esa segunda generación, los que tomaron el relevo de los Leño, Asfalto o Topo. Un gran tema, sin duda, de una época en la que la canción protesta estaba hecha por grupos de rock. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a mí también me impactó la historia en su día y me apetecía mucho escribirla. Y de acuerdo contigo en cuanto a la importancia de los Suaves. Saludos.

      Eliminar
  3. Uno de los indispensables de la MÚSICA española, no solo del rock en sí. Aquellos primeros discos fueron lo más y están a la altura de sus antecesores. Llevaba tiempo sin escuchar este disco. Ahora mismo lo pincho. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, aquellos discos suenan de maravilla. Saludos.

      Eliminar
  4. Vaya historia la de Hermes, me he quedado de piedra... Yo recordaba vagamente haber visto a Los Suaves con su guitarra de raza negra, pero hasta hoy no sabía nada más. Una historia de un trayecto intenso pero con triste final, a veces es mejor pensar como Mafalda: si vivir es durar prefiero una canción de los Beatles a un LP de los Boston Pops...
    En cuanto a Los Suaves, gran banda de Rock español, sin duda, y gran canción también esta de Dolores, inolvidable y que he coreado en un par de conciertos en los que los he visto, junto a alguna que otra más, claro. POr cierto, en este video no se privan de guitarristas, nada más y nada menos que ¡¡cuatro!!
    Salute You!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la historia me surgió al descubrir ese guitarra de raza negra en el vídeo. Después fue tirar del hilo. Y sí, una gran banda, Los Suaves. Saludos.

      Eliminar
  5. Muy interesante la historia. Aunque conozco al grupo no recordaba a Hermes. ¡Gracias por la aportación! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo28/2/18

      Sí, a mí me pasó un poco lo mismo y por eso me interesó mucho la historia. Gracias ;) Juan Luis

      Eliminar
  6. Desconocía la historia de Hermes por completo, una historia bastante triste la verdad pero siempre es un buen momento para escuchar a Los Suaves, nunca he dejado de hacerlo desde que los empecé a escuchar a principios de los 90 igual que tú.

    ResponderEliminar
  7. Siento tardar tanto en comentar, el motivo está bastante justificado...

    Yo tampoco conocía la historia de Hermes, me ha encantado conecerla.

    Gracias Juan Luis

    ResponderEliminar

 
Un invento de Jakesnake, Nostromo & Oloman | CONTACTO | Diseñado por Oloblogger