jueves, 15 de febrero de 2018

Celluloid Heroes. Cómo ser todo lo que soñaste y convertir así tu vida en un infierno

Página Facebook Seguir desde G+ Nuestra lista en YouTube Rss

Ficha
Celluloid heros. The Kinks
Nombre: Celluloid heroes (Héroes de celuloide)
Intérprete: The Kinks
Publicación: 1972
Autor: Ray Davues
Género: Rock

Bonus track:
Joan Jett (1990)
Blackmore's night (2010)
Referencias:
The Kinks. Sitio oficial
Celluloid heroes [eng]

El afamado comediante Jim Carrey comentó no hace mucho: "Espero que todos puedan volverse ricos y famosos y tener todo lo que soñaron, para que se den cuenta de que esa no es la respuesta". No podría estar más de acuerdo: "Todos en el mundo son soñadores, y todos quieren ser una estrella. Y todos están en las películas, no tiene importancia quién seas en realidad. Hay estrellas en cada ciudad, en cada casa, en cada calle; y si das un paseo por el Boulevard de Hollywood, verás sus nombre plasmados en la acera". Por estas pampas solemos decir que “la fama es puro cuento”, y no creo que la frase sea desacertada. El reconocimiento popular es algo tan etéreo que muchos creen que pueden apropiarse de él de manera indefinida; sólo para darse cuenta de que cuando esa fama se va, se encuentran con la devastadora realidad de una vida vacía.

Adónde nos lleva esa necesidad de reconocimiento originada en nuestra carencia innata de afecto. Queremos caer en esa hoguera de vanidades que es la fama como para lograr la admiración de todo el mundo; pero esa misma fama sólo nos colma de amistades falsas, extraños que se nos acercan en la calle para saludarnos como si fueran nuestros parientes, gente que nos rodea en círculos tal como lo haría un tiburón curioso, y que nos acosan intentando sacar alguna tajada de la popularidad que representamos en su imaginación. No es tan extraño entonces imaginar por qué más de uno que logra el éxito luego busca alejarse de ese submundo tan enfermo: "No pises a Greta Garbo cuando camines por el Boulevard; ella se ve tan débil y tan frágil, es por eso que se esforzó por ser dura. Entonces ellos la convirtieron en una princesa, y la sentaron en un trono. Pero ella terminó por darle la espalda al estrellato, simplemente porque quería estar sola”.Greta Garbo, con su rostro que no necesitaba sonreír, fue el gran ejemplo de lo avasalladora que puede ser la fama y cómo manejarla. La suya fue una solución drástica, “quiero estar sola” dijo en una de sus últimas películas, y esta frase decidió vivirla en carne propia al poco tiempo, cuando dejó el cine para siempre en el pináculo del suceso y a la temprana edad de 36 años. Jamás se la volvió a ver… Seguramente fue mucho más feliz en el anonimato.

Sentimos como seres esa obligación intrínseca por perdurar. Batallamos contra las evidencias que el paso del tiempo deja en nuestra apariencia, y somos capaces de hacer casi cualquier cosa para que nos recuerden las generaciones por venir. Pero todo esto tiene el sinsabor de una lucha perdida de antemano. Y es que estamos destinados a ser olvidados. Si probablemente ni siquiera nuestros biznietos lloren frente a nuestra lápida, ¿a cuánta gente podrá importarle en uno o dos siglos que nuestro nombre figure en una baldosa?: "Puedes ver todas las estrellas mientras caminas por el Boulevard de Hollywood. A algunas las reconocerás, de algunas otras difícilmente hayas oído hablar. Gente que trabajó y sufrió y se esforzó por alcanzar la fama. Algunos lo consiguieron, y otros tantos sufrieron en vano".

Quienes cantan acerca de esta vanidad de vanidades son nada más ni nada menos que The Kinks. El genial Ray Davies estuvo al mando de este grupo, y gracias a sus geniales composiciones –y particularmente a sus letras tan descriptivas de todo lo cotidiano- supo ganarse un lugar entre los grandes músicos del siglo pasado. Pocos como él han sabido usar la ironía en el Rock & Roll, y como muestra de ello vaya este pequeño fragmento donde deja abierta la famosa pregunta acerca de la sexualidad de uno de los símbolos masculinos de los primeros años de Hollywood: "Rodolfo Valentino se ve realmente vivo, y desde el suelo ve los vestidos de las chicas; mientras ellas tristemente lo ignoran al pasar. Y evita pisar a Bela Lugosi, porque es probable que se dé la vuelta y te muerda, pero párate cerca de Bette Davis, porque la suya fue una vida demasiado solitaria”. En estos versos se desnuda la verdadera debilidad de nuestros ídolos. Por mucho que brillaran en la Pantalla Plateada, ellos realmente tenían pies de barro. Acarreaban tantas miserias humanas como cualquiera de nosotros, y sufrían mucho más porque su vida siempre estaba a la vista de todos. Los mencionados en esta canción son nombres ilústres, próceres de la actuación e íconos de la cultura popular, como es el caso de Greta Garbo, de Rodolfo Valentino, de Marilyn Monroe. Todos ellos debieron calzarse los guantes y luchar contra sus propios fantasmas, los mismos que hicieron morir en soledad a más de uno de ellos. Hoy, gracias a su trabajo en el cine, nos quedan sus sonrisas marcadas a fuego en nuestra memoria; pero la realidad de su día a día lejos estuvo de las entregas de premios y las fiestas fastuosas de Hollywood:"Si lo cubres con basura, George Sanders todavía tendría estilo; y si le das un pisotón a Mickey Rooney, aún así él te devolvería una sonrisa. Pero por favor no pases sobre la queridísima Marilyn, porque ella no es muy fuerte. Tendría que haber estado hecha de hierro y acero, pero ella tan sólo era de carne y hueso".

Y para aquellas almas llenas de sueños que finalmente acceden al éxito, resta aún vérselas con la paranoia que empieza a anidar en sus corazones; ya que muchos viven con el terror de perder su fama: "Todos en el mundo son soñadores, y todos quieren ser una estrella. Y todos están en el negocio del espectáculo, no tiene importancia quiénes sean en realidad. Y a aquellos que tienen éxito les digo que más les vale no bajar nunca la guardia, porque el éxito y el fracaso caminan de la mano a lo largo del Boulevard de Hollywood". Y no todos han sabido aprender las lecciones que deja un fracaso. Más de una estrella del cine ha vivido el fracaso como una derrota personal, que terminó marcándoles el carácter y la vida... La fama es insalubre.

Pero para esos astros del Séptimo Arte es verdad aquello de que siempre habrá una chance de volver del olvido más profundo cuando su rostro aparezca proyectado en una pantalla. Algo le dirá al mundo que esa persona estuvo aquí antes de nosotros, y que fue buena en lo que amaba hacer. Al menos, se han ganado una oportunidad de ser inmortales, a su propia manera: "Desearía que mi vida fuera una película de Hollywood que no terminase nunca. Un mundo de fantasía con villanos y héroes de celuloide. Porque los héroes de celuloide nunca sienten ninguna pena. Y los héroes de celuloide nunca mueren realmente". ¡Feliz Deprimartes!

16 comentarios :

  1. Muchas gracias por esta nueva oportunidad que me brindan para despuntar el vicio de escribir sobre la música que amo. Espero no haberlos decepcionado. A quienes les haya gustado este humilde texto, los invito a seguir mi blog; en el que hago una suerte de análisis (dentro de mis posibilidades) del costado melancólico del Rock & Roll: https://deprimartes.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo explicas tan bien que no merece la pena añadir nada más para no estropearlo. Aquello de "cuidado con lo que sueñas, que a veces se cumple" adquiere en la entrada de hoy un alto grado de verdad. Yo siempre fui de la opinión que la mayoría de veces merece más la pena el camino hacia tu particular anhelo que el objetivo en sí.

      Por supuesto que no decepcionas, todo lo contrario; de hecho vuelvo a recomendar a todos aquellos que no lo conozcan que se pasen por tu estupendo Deprimartes.

      Abrazo Carlos desde España.

      Eliminar
    2. Muchas gracias por tus palabras. ¡Hasta la próxima oportunidad!

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho la entrada (no esperaba menos, teniendo en cuenta anteriores colaboraciones), y es que tocas un tema sobre el cual he reflexionado bastante, habiendo llegado, básicamente, a las mismas conclusiones que aquí planteas.

    Así pues, a diferencia de Jake, sin ánimo, por supuesto, de estropear nada y, menos aún, de contradecirte, quisiera añadir, más bien como apoyo o refuerzo de la tesis por ti planteada, un post, Los engaños de la Fama, que publiqué hace ya tiempo. Con ello no hago otra cosa que expresar la conformidad y complacencia que me han producido tus palabras.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, he leído tu texto y lo recomiendo. Te mando un abrazo más allá de la mar.

      Eliminar
    2. Un gran abrazo, Carlos

      Eliminar
  3. "Sentimos como seres esa obligación intrínseca por perdurar" ¡qué cierto! Me ha gustado mucho y además me fascina de alguna manera la relación que ha existiedo siempre entre el cine y la música.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leerlo. Es cierto, existe una relación entre el cine y la música; y no siempre es para bien. Un gran saludo, y ojalá te des una vuelta por mis Deprimartes.

      Eliminar
  4. Estupenda canción que no conocía. Y una estupenda letra que describe una realidad.
    Saludos sintéticos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un gusto que hayas conocido esta canción gracias a esta entrada. Saludos acústicos.

      Eliminar
  5. No se pueden decir las cosas con tanta naturalidad y poesía a la vez. Ray es un genio. Gran merito el tuyo escoger y desarrollar esta canción.
    Nunca he renegado del nobel a Dylan, pero Ray Davis habría que darle otro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ray Davies es el autor de la que muchos consideran la más hermosa canción escrita en inglés, "Waterloo Sunset". Algo tiene el gran Ray.

      Eliminar
  6. Estupendo el enfoque que le has dado a la entrada, me ha encantado, por no hablar del tema que has elegido ¡Enhorabuena! Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por leerme, un gran abrazo.

      Eliminar
  7. Muy buena publicación, a la altura de lo que nos tienes acostumbrados.
    Aparte de ser una canción preciosa, nada que aportar.
    Y con todo mi más profundo respeto; se nota que eres argentino por el pico que tienes, que lo conserves muchos años.
    Abrazo Murray, lástima lo de la camiseta ;)

    ResponderEliminar
  8. Jajajaja, es cierto; soy argentino. Nadie es perfecto... Bah, yo sí porque soy argentino... Pero, ¡vamos!, tampoco es una competencia, ¿no?
    Lamento aquel entuerto con la camiseta, aquí me volvieron loco para retirarla y finalmente no se pudo. Mis más sinceras disculpas.
    Espero verte pronto por mi blog: https://deprimartes.blogspot.com.ar/
    ¡Saludos y hasta la próxima!

    ResponderEliminar

 
Un invento de Jakesnake, Nostromo & Oloman | CONTACTO | Diseñado por Oloblogger