martes, 14 de noviembre de 2017

Yngwie Malmsteen, el virtuoso y egocéntrico genio del Metal Neoclásico

Página Facebook Seguir desde G+ En Twitter Nuestra lista en YouTube Rss

Yngwie Malmsteen, el virtuoso guitarrista sueco que supone una fehaciente prueba de que la genialidad suele ir acompañada de un exacerbado egocentrismo, totalmente incompatible con otros individualismos ajenos al propio.
Ficha
Heaven tonight. Yngwie Malmsteen
Nombre: Heaven Tonight (En el cielo/paraiso esta noche)
Intérprete: Yngwie Malmsteen
Publicación: 1988
Autor: Yngwie Malmsteen y Joe Lynn Turner
Género: Heavy Metal / Rock / Metal Neoclásico

Bonus track:
En directo ´89 y ´94
Letra
Referencias:
Wikipedia
Sail away
El portal del Metal

Antes de nada comenzaré diciendo que parte de esta entrada, al igual que sucedió con la de Bad English, está basada en la que originalmente fue creada para el blog Comunidad del #FFVinilo y publicada en el mismo hace un par de semanas. Un placer siempre poder participar en tan inmenso (por calidad y cantidad de reseñas) blog, aunque sea más tarde de lo que prometí...


Quién más quien menos, aunque no sea gran seguidor del estilo Heavy Metal, conoce el nombre de Yngwie Malmsteen. Y no, no lo digo por ser uno de los más grandes guitarristas de todos los tiempos, a quien se le atribuye la mayor influencia en la creación del subgénero conocido como Metal Neoclásico, tampoco por ser uno de los grandes exponentes de la técnica guitarrística denominada Shredding, ni tan siquiera por participar en grupos de la talla de Steeler o Alcatrazz, si no más bien porque con ese nombre tan particular, una vez lo has escuchado, difícil es que se te olvide.

Portada Odyssey´88
Tras unos primeros álbumes en solitario prácticamente instrumentales con un resultado, a pesar de la dificultad que esto entraña, aceptable y relativamente exitoso, Yngwie comienza a lanzar discos más acordes a lo que la comercialidad demandaba, o sea, más melodicamente accesibles pero sin dejar de lado su comentado virtuosismo. Para la posteridad quedan trabajos de la categoría de Trilogy, Eclipse o The seventh sign, por el que siento gran afecto. Pero si realmente hay un álbum al que guardo un especial cariño (las razones las dejo bien claras en el artículo de #FFVinilo), si hay un plástico en el que esa comercialidad se hace realmente patente, ese sin duda es Odyssey:


Corría 1988 y este era el cuarto trabajo en la carrera del explosivo y virtuoso guitarrista sueco, quien en lo personal no andaba en su mejor momento debido a la muerte de su madre y a un accidente de tráfico estando ebrio. Como comentaba, para muchos este fue su trabajo más blandito, acusado incluso de comercial. Hasta he leído que fue como una especie de traición a sí mismo, algo bastante desproporcionado a mi parecer. Pues qué queréis que os diga, si esto es traición, bendita infamia!!!

En la discográfica pensaron que sería buena idea sumar al equipo de Malmsteen (los no justamente valorados hermanos Anders y Jens Johansson más el inquieto bajista Bob Daisley en tres de los temas) a un experimentado vocalista a la vez que compositor, en este caso Joe Lynn Turner, quien en aquel momento estaba en paro tras su periplo en Rainbow. Además, imagino que quienes tomaron esta determinación tuvieron en cuenta que Turner ya estaba acostumbrado a lidiar con figuras de exacerbado ego, llámese en esta ocasión Ritchie Blackmore. Para muchos esta no fue una buena decisión, ya se sabe que estas fuertes personalidades de desmedido egocentrismo no suelen ser compatibles entre si, o al menos no por mucho tiempo. Lo cierto es que la relación laboral duró lo justo y necesario como para finalizar el disco y poco más, sin embargo para mí fue una decisión excelente y acertadísima, no hay más que escuchar esta joyita.

Yngwie Malmsteen y Joe Lynn Turner,
dos enemigos íntimos
Y ya no sólo por la extraordinaria aportación vocal de JLT, a quien a pesar de su gigantesco y hasta hace poco por mí desconocido egocentrismo, no me cuesta reconocer como uno de mis cantantes melódicos favoritos, sino por su impagable contribución en lo que a composición se refiere. Tanto, que aparece en los créditos junto al presuntuoso maestro de las 6 cuerdas en todos y cada uno de los temas que componen el setlist, a excepción de los cortes instrumentales, claro.

Y ya que hablamos del setlist, no me voy a quedar con las ganas de al menos mencionarlo completo. Para ello agruparé los temas en instrumentales (Bite the Bullet, Memories y mi favorita Krakatau), en lentas (Dreaming (Tell Me) y Hold on), en cañeras (el himno Rising Force, Faster than the Speed of Light y el trallazo Riot in the Dungeons) y finalmente las que caracterizan especialmente el carácter de este trabajo, las más melódicas y accesibles, Déjà Vu, la guapísima Now It´s the Time y la tremenda Crystal Ball, la que quizá sea la mejor y más completa de todas.


Sin embargo desde mi primera escucha hubo una canción, debido a mi pronunciadísima y azucarada vena melódica, que se instaló de manera permanente en mi personal baúl de cantinelas especiales. Una canción que sinceramente, y esto es algo realmente sorprendente tratándose de Yngwie Malmsteen, es más cercana a Bon Jovi que a Ritchie Sambora Blackmore. Y no solo por el sonido, sino también por un videoclip que podían haber firmado los mismísimos Europe en su época de la famosa cuenta atrás y sobre todo por unas líricas que no hablaban de seres mitológicos, de bosques encantados o de amoríos entre hadas y dragones, sino de como uno puede sentirse una noche en el paraíso tan sólo con cerrar los ojos, de como durante los ratos de fría oscuridad pueden arder las armas y quemar los corazones, o de como a pesar de lo sombrío de estas intempestivas horas, puedes ver el cielo en los ojos de quien amas. De entre todas estas afirmaciones, siempre llamó poderosamente mi atención una que expresaba una sensación que yo mismo he sentido en infinidad de noches junto a mi vecino y sin en cambio amigo, incluso también junto a un ser tan impresentable como es el Huertas, a quienes va dedicada esta reseña:

Why can´t the night last forever?




4 comentarios

  1. Yo tengo un rollo amor-desamor (odio no sería ni mucho menos el concepto) con el Yngwie bastante peculiar, por una parte me gustan las canciones y su estilo ochentero, pero por otra, el rollo guitarrero 'pajillero del mástil' siempre me ha echado un poco para atrás: demasiadas notas en poco tiempo y mucha técnica pero poco feeling... al menos es como yo lo percibo, sin restarle un ápice de mérito por tocar como un verdadero animal. Quizá prefiera su época de Alcatrazz y si me tuviera que quedar con uno de sus discos, me quedo con Marching Out, que también tiene otro pedazo de cantante: Jeff Scott Soto, que está genial en el tema vikingo:

    https://www.youtube.com/watch?v=rcwcxBf_fTE

    La verdad es que si fuera un pelín menos recargado con las seis cuerdas: está todo el rato ahí detrás, mástil arriba, mástil abajo jajjaja... En fin, lo de siempre, para gustos...
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Rollo guitarrero-pajillero del mástil? Me acabas de dejar loco...

      Por la misma razón que tú argumentas, quizá sea este disco mi preferido de toda su discografía, menos demostraciones de virtuosismo y más estribillos pegadizos, que también se trata de eso. Aunque el maestro sueco renuncie a ello, le vino muy bien la participación de JLT.

      También soy gran seguidor del vocalista portorriqueño, incluso también por Mark Boals, otro excelente cantante.

      Abrazo Alex, ya te lo he comentado en tu blog, necesito hablar contigo en privado..

      Eliminar
  2. La primera vez que escuché lo de "pajilleros del mástil" me partí de risa, creo que expresa muy bien el concepto. Guitarristas muy rápidos siempre los ha habido, véase por ejemplo Alvin Lee, Eddie Van Halen, John Petrucci, Steve Vai, Joe Satriani o Yngwie Malmsteen. El problema es cuando se centran tanto en las virguerías, algo que acaba resultando un poco plomífero; a mí me pasa eso con Satriani y con Vai, reconozco que son una pasada (maestros de guitarristas y todo eso ...) pero me aburro muchísimo con su música (la de sus discos en solitario). Malmsteen me mola más, tal vez por su estilo de metal neoclásico. En cualquier caso, creo que este tipo de guitarristas, a pesar de lo que inicialmente se pudiera pensar, lucen más en grupo que en solitario porque no es lo mismo un solo de guitarra de 40 segundos que un solo de guitarra de 5 minutos, ¿dónde está el efecto sorpresa en este último caso?. Un abrazo para ambos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso a mí me gustan más los discos comerciales de este tipo de gente, virtuosismo accesible que yo lo llamo: Sex & Religion de Steve Vai, Surfing with the aliens de Joe Satriani, Images and words de John Petrucci o este mismo de Yngwie.

      Abrazo Raúl

      Eliminar

 
Un invento de Jakesnake , Nostromo & Oloman | CONTACTO | Diseñado por Oloblogger