jueves, 2 de febrero de 2017

Palabras para Julia. Poesía, música y resistencia

Página Facebook Seguir desde G+ En Twitter Nuestra lista en YouTube Rss

Poema de José Agustín Goytisolo musicado por Paco Ibáñez. La música puesta al servicio de una obra maestra de la poesía española contemporánea. Una colaboración de Carlos Hernández.
Ficha
Palabras para Julia. Paco Ibáñez. Single
Nombre: Palabras para Julia
Intérpretes: Paco Ibáñez / Los Suaves
Publicación: 1969 / 2000
Autores: José Agustín Goytisolo (letra) y Paco Ibáñez (música)
Género: Cantautor / Hard Rock

Bonus track:
Niquel
Veneno (1989)
Muchachito
Antonio Ranky y Bebe (a la guitarra Jesuli)
Paco Ibáñez (Versión de estudio)
Los suaves (Versión de estudio)
Referencias:
Reportaje en TVE sobre José Agustín Goytisolo
Web oficial de Paco Ibáñez
Recordando "palabras para Julia" por Fernando Cuesta
Cátedra José Agustín Goytisolo

Hay algo en esta canción que hace que para mí tenga un significado muy especial. No porque la asocie a un determinado recuerdo o vivencia personales, sino porque su contenido me atañe, de manera íntima y profunda, en lo que tiene de humano y universal. Lo más cierto es que Palabras para Julia remueve determinadas fibras ocultas y sensibles que albergo en mi interior —no se me ocurre un mejor modo de expresarlo— cada vez que la escucho, provocándome una emoción, producto de la unión de letra y música, en donde se mezclan, en proporción variable, razón e irracionalidad.

El poema de José Agustín Goytisolo es un hito en su obra poética, sin duda su composición más conocida; un acierto de tal envergadura que, sin temor a exagerar y a pesar de su absoluta sencillez —o acaso por eso mismo—, muy bien podríamos calificar de obra maestra; una de esas obras capaces por sí solas de justificar la existencia de un artista. Trasladando al ámbito que le corresponde una expresión no del todo inhabitual en este espacio, su autor, tal vez, con el paso del tiempo venga a ser —acaso lo sea ya— un one-hit wonder de la poesía; premio nada desdeñable que de tarde en tarde concede a alguno de sus elegidos la posteridad, pues, qué duda cabe, siempre es mejor sobrevivir al olvido por una sola obra que sucumbir bajo el lastre de una producción más o menos ingente, pero ignorada.

Partitura de 'Palabras para Julia
Fuente: UAB
La versión de Paco Ibáñez tiene el mérito de haber sido la primera y su autor la fortuna de haber conocido al poeta y haber recibido de sus propias manos una copia del poema cuando estaba todavía inédito. Al parecer, el cantautor descubrió la poesía de Goytisolo gracias a un amigo, el también poeta José Miguel Ullán, que le habló de él en el exilio de París. Así, según afirma la viuda de Goytisolo en un programa de la 2 de RTVE —documento de inestimable valor, teniendo en cuenta los escasos testimonios que hay en la red—, cuando ambos artistas se encontraron por vez primera en la casa donde vivían, en Barcelona, ya les cantó un par de poemas que traía musicados. Este fue el principio de una relación de confianza y amistad en cuyo marco el poeta pronto entregó al cantante unas cuartillas con diversos poemas —como hemos dicho, aún sin publicar— entre los cuales se encontraba Palabras para Julia.

Foto de José Agustín Goytisolo acompañado de Paco Ibáñez
Fuente: UAB
De este modo, si no ando muy errado —la poca información que he podido contrastar se halla dispersa y parece poco clara o contradictoria—, cuando en 1969 tuvo lugar el célebre concierto de Paco Ibáñez en el Olympia de París el poema seguía sin haber pasado por la imprenta. Lo cual no fue obstáculo, como bien podemos suponer, para que la popularidad de Goytisolo —sobre todo la de este poema en concreto— recibiera un formidable impulso a partir de entonces, al permitir que un público general, poco habituado o reacio a la lectura, se acercara a su obra poética. En este sentido, hay que admitir la extraordinaria relevancia con que el «género» cantautor ha contribuido a la difusión de la palabra poética en nuestro país. Dudo que haya un solo intérprete dentro de esta categoría que no haya incluido, con mejor o peor fortuna, la poesía en su repertorio. No son pocos los que le han dedicado algún álbum monográfico, como Amancio Prada o Serrat. Sin contar con que los límites entre poeta y cantautor con frecuencia se difuminan hasta el punto de no distinguirse o englobar una sola cosa.

Julia y José Agustín Goytisolo
Fuente: UAB
Personalmente, no podría precisar cuánto tiempo hace que descubrí esta canción. Lo que sí puedo asegurar es que hace ya mucho, y que, pese a su tono predominantemente triste —o decididamente lúgubre y sombrío, si se quiere—, tiene la peculiaridad de despertar en mí sentimientos confortantes y positivos; de estímulo y esperanza más que de pesar y abatimiento. Puede parecer mágico, cuando menos contradictorio, pero lo cierto es que una canción concebida desde el dolor y la pesadumbre nos impulsa más a la fe y a la resistencia que al desaliento; posee la cualidad de consolar, pero más aún de transmitir ánimo y fortaleza a quien sufre. Esto se debe, en mi opinión, a la sabiduría con que Goytisolo supo mezclar en la marmita de su invención poética dos ingredientes, sólo en cierto sentido, antagónicos: el uno acabamos de apuntarlo; el otro es el amor. El amor enfocado en primer lugar, probablemente, hacia su madre, Julia Gay, muerta trágicamente en un bombardeo durante la Guerra Civil —circunstancia que le marcó de por vida— y, por otro lado, a su hija Julia, a quien se supone que va dirigido el poema. Digo se supone, porque ella misma parece ponerlo en duda, como comprobará quien decida visionar —opción que recomiendo— el programa de TVE más arriba mencionado.

Julia niña y José Agustín Goytisolo
Fuente: UAB
Quisiera añadir, en relación, precisamente, a este reportaje de La 2, que el sólo hecho de poder escuchar el testimonio de la dedicataria del poema supuso para mí una enorme conmoción, una sorpresa mayúscula, más aún si consideramos que hacía mucho que venía dando crédito —no sé si por propia confusión o porque lo vi o creí entender en algún sitio— a la idea —acaso fuera más apropiado llamarlo bulo, rumor o patraña— de que la Julia del poema era una niña con síndrome de Down o una discapacidad cognitiva semejante. De este modo, la imagen de un padre angustiado por el porvenir de una hija especialmente vulnerable en el origen compositivo del poema se me vino abajo en un instante. En su lugar descubrí a una mujer ya madura, con una apariencia normal y corriente, a la que de niña —más atenta a sus juegos, como cualquier otro niño, que a profundidades y zozobras trascendentales— le horrorizaba el poema.


A la zaga del éxito de la primigenia versión de Paco Ibáñez fueron surgiendo un buen número de versiones, algunas nada desdeñables, de las que intento dejar constancia en el bonus track. De entre todas ellas, por su fuerza y poderío, me ha impactado y he preferido siempre la versión de Los Suaves, perteneciente a su álbum Víspera de todos los santos (2000), con la peculiar voz, directa y desgarrada, de Yosi Domínguez; responsable también, cabe suponer, de unos magníficos arreglos que le dan a la canción un inequívoco toque heavy y urbanita, que tan bien se adapta, para mi gusto, a la letra y al espíritu del poema.


11 comentarios

  1. Pues me has removido mis fibras nerviosas, hacía tiempo que no escuchaba a Paco Ibáñez. Yo también tuve la época del Olímpia de París y una Mala Reputación cuando pegado a mi padre escuchaba emisoras poco recomendables de un país vecino siendo un crío, cosas de familia.
    Una portentosa canción, emotiva y triste que se clava como un puñal. Por sacarle un defecto (o una virtud), no es atemporal, está hecha para aquellos años de sensibilidad política y social, aunque no lleve ese mensaje se identifica con Ibáñez y sus circunstancias. Una maravilla que desgraciadamente hoy pasaría de puntillas.
    Fuera melancolía, la versión de Los suaves es bestial y la de Bebe también me ha sorprendido.
    Se agradecen estos momentos Carlos, abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dejando aparte la letra del poema, que sí es perfectamente atemporal (un clásico, en mi opinión, que ha de perdurar largamente en el tiempo), convengo en que el estilo que Paco Ibáñez imprime a la música es muy de aquella generación de Mayo del 68 y, en el entorno de nuestro país, de protesta y reacción frente a la dictadura. Es verdad que los tiempos han cambiado y que la globalización a engullido los movimientos y clases sociales de entonces. Los sindicatos e, incluso la "clase obrera" apenas son hoy una sombra o vestigio en el estómago de esa cosa enorme y monstruosa que llamamos globalización. Pese a todo, no es esta una bitácora de novedades del último minuto y la figura de Paco Ibáñez me parece muy digna y merecedora de, al menos, de una mención. A la generación tecnológica ya le intentamos dorar la píldora con versiones más modernas y la inclusión, casi a pie de igualdad, de la versión de Los Suaves, que, dicho sea de paso, tampoco es de antes de ayer ;)

      Eliminar
  2. ¿Poesía? Poesía eres tú, Carlos :)
    Siempre un gusto leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La poesía es más bien un idilio que mantengo desde hace muchos años, pero gracias por el piropo ;)

      Eliminar
  3. Conocí esta canción con 17 años, gracias a una cinta en la que estaba grabado aquel mítico concierto en el Olympia de París; en aquella época yo escuchaba a Pink Floyd, Yes, Deep Purple, etc. y otro trabajo en directo, el "Live Killers" de Queen, cinta que acabé rompiendo de tanto ponerla. Llegué a Paco Ibáñez gracias a una chica de la que estaba enamorado, la primera relación seria que tuve. Te puedes imaginar que tu relato, y escuchar de nuevo esta canción, me ha hecho viajar a aquellos años; tal vez alguna vez me anime a contarlos, aunque tengo que estar muy animado para rescatar tanta nostalgia. Saludos a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quién no ha estado enamorado con 17 años? Yo sí y puedo decir que aquella experiencia, la del primer gran amor, me cambió la vida:

      «Sentiría no recordar
      que un antes hubo y un después:
      a una nueva vida
      con dolor haber nacido
      y ser en mi interior un hombre nuevo,
      luego que, caprichoso, un joven
      dios me tocara con sus alas.»


      Ya ves que también tú has hecho que me ponga nostálgico.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Un gran post Don Carlos. Si le soy sincero no me sorprende, normalmente tiene mal acostumbrados...

    Una placer siempre, abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le agradezco mucho sus amables palabras Don JakeSnake y le saludo y abrazo entrañablemente.

      Eliminar
    2. Si no aparece mi foto de perfil, y mi texto no está escrito como se merece, es por culpa del móvil y de su maldito (in)corrector. Era lo único que tenía a mano en aquel momento, y es que yo también me encontraba celebrando mi aniversario, amoroso en este caso.

      Un gran abrazo Carlos

      Eliminar
    3. Lo de tu foto de perfil no lo entiendo, ya tendría que explicarlo el maestro, Oloman, como director general de la sección de mantenimiento.

      Ignoro que azar o disposición de los astros ha propiciado esto, pero yo también celebraba un aniversario, el del nacimiento de mi pareja O.O

      Eliminar
    4. Lo puedo explicar yo mismo: Al hacerlo desde el móvil lo hice involuntariamente con la cuenta de Gmail, no con la de Hotmail; de hecho, se puede ver que uno es JakeSnake y otro JakeSnake White.

      Felicite a su pareja de nuestra parte, faltaría más :D

      Eliminar

 
Un invento de Jakesnake , Nostromo & Oloman | CONTACTO | Diseñado por Oloblogger