jueves, 16 de febrero de 2017

En la granja de Pink Floyd: Dogs

Página Facebook Seguir desde G+ En Twitter Nuestra lista en YouTube Rss

El universo orwelliano de Rebelión en la granja visto con los ojos de Rogers Waters y ejecutado con el alma de David Gilmour. Una colaboración de Raúl Rodríguez.
Ficha
Animals. Pink Floyd
Nombre: Dogs
Intérprete: Pink Floyd
Publicación: 1977
Autor: Roger Waters y David Gilmour
Género: Rock progresivo

Bonus track:
You've Got to Be Crazy (1974)
Versión en directo (1977)
Versión de la banda The Samurai of Prog
Versión de la banda tributo Which One's Pink?

Referencias:
Orwell, George. Rebelión en la granja. Barcelona: Booket, 2006
Forcada, Fernando. Pink Floyd. Más allá del muro. Lleida: Milenio, 2006
Reseña de Carlos Romeo sobre el disco Animals, publicada en Sinfomusic
Wikipedia


En 1976 los miembros de Pink Floyd se pusieron manos a la obra con un nuevo proyecto tras los éxitos rotundos de Dark Side of the Moon (1973) y Wish You Were Here (1975). Animals fue publicado en 1977, con esa famosa portada diseñada por Roger Waters, en la que se ve a un cerdo flotando entre dos de las chimeneas de la estación eléctrica Battersea Power Station. El bajista dirigió con manu militari todas las operaciones relacionadas con este trabajo; Richard Wright y Nick Mason se transformaron en peones al servicio del jefe y sólo David Gilmour logró sacar la cabeza y hacer frente a la situación; en palabras de Wright:
Animals fue un trabajo duro. No fue un álbum divertido de hacer, pero esto fue en la época en la que Roger se creía el único compositor de la banda. Pensaba que solo era por él que la banda seguía adelante y, obviamente, cuando comenzó a sacar el ego a pasear, con quien la pagaba era conmigo.

Como bien saben todos lo seguidores de Pink Floyd, la situación empeoró con The Wall (1979), hasta desembocar en la disolución de la banda.

Rick Wright, Roger Waters, Nick Mason y David Gilmour
Formación de Pink Floyd en Animals:
R. Wright, R. Waters, N. Mason y D. Gilmour
Con Animals Roger Waters quiso representar su propia visión del universo orwelliano de Rebelión en la granja, sustituyendo el protagonismo totalitario comunista de George Orwell por el sistema capitalista e individualista de la sociedad occidental; así, los cerdos, perros y ovejas que titulan los temas de este disco representan, respectivamente, a quienes tienen el poder, a los que lo hacen posible y a aquellos sobre los que se ejerce, generalmente gente mediocre que acepta sin ningún tipo de discusión el orden establecido.

Animals reflexiona sobre los autoritarismos, la corrupción, las ortodoxias, las normas y los individualismos que caracterizaban la sociedad capitalista de los años setenta, elementos que acabarían facilitando -poco después de que fuera publicado este álbum- los gobiernos de Margaret Thatcher (Reino Unido) y Ronald Reagan (Estados Unidos). Lo paradójico del asunto es que mientras Waters utilizaba Rebelión en la Granja como elemento inspirador, su comportamiento se parecía al de uno de los protagonistas de esta novela, el cerdo Napoleón, que se erigió en dictador y eliminó las normas democráticas establecidas en la Granja, sustituyéndolas por un único mandamiento: "Todos los animales son iguales, pero algunos animales más iguales que otros".

Rebelión en la granja. George Orwell
Rebelión en la Granja, de George Orwell: Napoleón escoltado por dos perros

Por supuesto, todos los temas fueron compuestos por el bajista, a excepción de la suite Dogs que tiene su origen en una canción titulada You've Got to Be Crazy, compuesta por David Gilmour y descartada durante el proceso de grabación de Wish You Were Here. En esta ocasión los perros son los ególatras, implacables e insensibles hombres de negocios, portadores de maldad y destrucción, capaces de cualquier cosa con tal de ver aumentadas sus ganancias pero, a la larga, igual de vulnerables y débiles que las personas a las que explotan y someten.

En lo que respecta a lo musical, Dogs –al igual que ocurre con el resto de Animals- es una de las piezas más progresivas de Pink Floyd, con diferentes fases, llena de efectos y sonidos conseguidos gracias a los sintetizadores, con un buen trabajo de teclados y la participación estelar de David Gilmour, que lleva el peso vocal de la canción y firma uno de los mejores trabajos que jamás haya realizado a la guitarra, más expresivo e intenso que nunca, y eso que la mejor toma fue eliminada por Waters durante el proceso de grabación debido a un error.

11 comentarios

  1. ¡Qué maravilla! llevo ya un rato, después de escuchar y leer tu publicación, oyendo los enlaces que has puesto de spotify y estoy enganchado (y eso que tenía prisa).
    Hacía años que no me pegaba una sesión de estos tipos. Digan lo que digan, música así hace mucho tiempo que no se hace y desgraciadamente creo que pasará más.
    Fueron el Big Bang en el firmamento del rock progresivo. Ellos y Alan Parsons Project sentaron cátedra con los efectos y sintetizadores, existían más bandas, pero para mi gusto se ponían pesaítos.
    A las pruebas me remito, ya van dos estupendas publicaciones de los Pink Floyd en este aniversario, la tuya y la de Regina, señal de que el tiempo no borra sus huellas.
    Gracias por el rato Raúl, un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está bien que seamos unos pocos los que pensamos así, el otro día estuve viendo "La La Land", donde se establece un debate muy interesante sobre lo "antiguo" y lo "moderno" en el ámbito del jazz; yo soy el primero que trato de valorar lo nuevo si realmente está hecho con talento, imaginación y es verdaderamente novedoso, pero hoy día pocos grupos resisten la comparación con bandas como ésta, de la misma manera que ese jazz-funky-discotequero que acaba tocando el protagonista de "La La Land" jamás podrá competir en calidad con los grandes genios del jazz. Pink Floyd tiene la ventaja de gustar a los amantes del rock progresivo y a los que no les gusta este estilo, por eso me parece normal que haya dos entradas en esta serie. Ha sido un honor y un placer colaborar con vosotros, muchas gracias por invitarme. Y enhorabuena por la iniciativa. Saludos.

      Eliminar
  2. De entre todos los discos de Pink Floyd, creo que este es mi favorito. Y digo creo porque cuando escucho Wish You Where Here, creo que que es el que más me gusta y lo mismo me pasa con The Wall o Dark Side of the Moon. Pero si, Animals es el que más me gusta tal vez por ser el más guitarrero.
    Hace poco le comentaba a u seguidor de mi blog, que tiene una web de yoga y que disfruta con la música de Pink Floyd, que son una de esas bandas que independientemente de los gustos de cada uno, gustan a todos los aficionados al rock.
    Cuando descubrí este disco allá por el 85 no me paré a buscar relación entre los títulos de las canciones y las connotaciones socio políticas de las mismas, solo me interesé por la música y las sensaciones que esta me transmitía.
    Hace pocos días vi un espectacular vídeo de Roger Waters interpretando Pigs en directo con proyecciones del señor Trump, que día si y día también, ahora mismo lo estoy viendo en mi televisor, se empeña en invadir nuestra intimidad.
    Un abrazo Raúl y un placer conocer este espacio. He visto una reseña de Deep Purple In Rock y ya sabes que eso es un anzuelo para mí. Allá me voy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sólo es el más guitarrero, también es el más progresivo, porque no todos los discos de Pink Floyd son claramente de este estilo; fíjate que el disco más vendido, más exitoso de todos es "Dark Side of the Moon", un álbum que gusta mucho porque no es excesivamente progresivo, algunos dicen que poco progresivo, "Animals" en cambio suele gustar más a los aficionados más rockeros y menos al gran público. A mí me pasó igual, conocí este disco por sus valores musicales, fue después cuando me interesé por esa analogía orweliana. Ya verás, Salva, es un excelente blog; por cierto, hace poco publicaron una sobre "Child in Time". Un abrazo.

      Eliminar
  3. Mil gracias Raúl por aceptar mi invitación y dejarte liar por estos tres insensatos que hacemos MM. Un honor para este blog que el ganador del premio 20 Blogs de música de este año haya tenido a bien colaborar en nuestro aniversario.

    Respecto a Pink Floyd poco más que añadir de lo ya se ha comentado. Como curiosidad, es la banda a la que más han recurrido nuestros colaboradores a la hora de participar en todos nuestros aniversarios, por algo será.

    Y en lo referente a Deep Purple, fui yo el "culpable" de que por fin aparecieran por el blog, no podía permitir que se alargara este despropósito más allá de estos 4 años. Espero Salva que te guste.

    Gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le comentaba a tu compañero Nostromo, ha sido un gustazo poder participar en este aniversario, que os está quedando de lujo; espero y deseo que celebréis muchos más. Pink Floyd y Deep Purple son dos referencias absolutas para todos los que amamos el rock, yo diría que incluso son bandas que aún les suenan a los chavales más jóvenes. Un abrazo, Jake.

      Eliminar
  4. Quizá sea mi segundo disco favorito de Pink Floyd en pugna con TDSOTM. Animals es una maravilla, una obra maestra, el principio de una coda que, con The Wall y The Final Cut, puso un broche de oro a una excelsa carrera. Sin embargo, disiento un poco con el papel que siempre se le ha asignado a Waters en este final: se le suele tachar de dictador y autoritario, pero dudo que sin su férrea mano sus ya acomodados compañeros hubieran logrado sacar adelante a la banda después de los enormes éxitos (y ganancias personales) que supusieron TDSOTM y WYWH. Sencillamente estaban aburridos y desmotivados. Al igual que sucedió tras la 'marcha' de Syd, fue Roger quien se echó la banda a la espalda y la sacó adelante. Y para la historia quedan los tres últimos discos de Pink Floyd con Waters (Animals, The Wall y The Final Cut) y los dos (tres contando The Endless River) que vinieron luego...
    Como siempre, aquí o en tu Guitarra, un gustazo leerte. Y felicidades a Musicae Memorandum!!
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien verte por aquí, Alex! Yo creo que las dos cosas son verdad: se comportó de manera un tanto dictatorial y lo quiso controlar todo, pero también es verdad que sacó adelante el proyecto quitando las telarañas a sus compañeros y motivandoles. Lo que pasa es que este tipo de situaciones son difíciles de mantener en el tiempo, sirven para uno o dos discos pero después es imposible mantener la unidad. Eso sí, nadie puede negar su talento y su papel fundamental en los últimos trabajos de Pink Floyd. Buen fin de semana. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Muchas gracias Alejandro, sé bienvenido a MM. Esperamos verte más en el futuro

      Eliminar
  5. Asunto zanjado espero leeros más a menudo me parece un blog muy interesante
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaj muchísimas gracias Vidal. Nosotros también prometemos aparecer por tu estupendo Territorio Sonoro

      Abrazo


      Eliminar

 
Un invento de Jakesnake , Nostromo & Oloman | CONTACTO | Diseñado por Oloblogger