jueves, 19 de enero de 2017

Un gran músico honesto consigo mismo. Rory Gallagher

Página Facebook Seguir desde G+ En Twitter Nuestra lista en YouTube Rss

A Million Miles Away, Rory y sus peripecias en el camino entre bonitos punteos.
Ficha
Rory Gallagher. Tatoo
Nombre: A Million Miles Away (Un millón de millas de distancia)
Intérprete: Rory Gallagher
Publicación: 1973
Autor: Rory Gallagher
Género: Rock / Blues

Bonus track:
Irish tour 1974
Con Jack Bruce (Cream)
Referencias:
Rory Gallagher Tributo
Wikipedia
Taringa

¿Habéis oído hablar de Rory Gallagher?, seguramente muchos de vosotros no, dependiendo de la edad y gustos musicales. Para los del "¡claro que sí!", ¿habéis escuchado alguna canción suya?, aquí ya supongo que la afirmación es bastante más mayoritaria; posiblemente recordaréis la del sitar, aquella Philby, aquel maravilloso experimento hard rock de Moonchild o la exuberante y tremenda Bad Penny. Y es que Gallagher, es ese genial artista que existe en todos los campos de las artes como una enorme figura, para los entendidos, pero a la vez es el gran desconocido para la vasta mayoría.

Rory era sencillo, de carácter humilde, pasaba de las excentricidades tan propias de las estrellas del rock, se dedicaba a lo suyo a componer música, a lo mejor que sabía hacer, a experimentar con su guitarra arrancándole notas como nadie había hecho, y no lo digo yo... Después del mítico concierto de Woodstock del 69, en una entrevista a un reconocido guitarrista le preguntaron:
-¿Qué se siente al ser el mejor guitarrista del mundo?
-No lo sé, pregúntenle a Rory Gallagher (Jimi Hendrix)
Escuchar a este irlandés, es un regalo para los sentidos de los que gustamos del buen blues rock, innovador, delicado, ocurrente y honesto, en él no primaban las superventas (no quería lanzar singles), ni las listas, ni el marketing, solamente el sentido artístico, de ahí sus vaivenes con las discográficas y la popularidad. Siempre alejado de modas impuestas, enfundado en su camisa de cuadrados y vaqueros, con su inseparable Fender Stratocaster, su vieja compañera de la que luego hablaremos.

Tiene 14 discos algunos muy muy buenos, rozando la excelencia, a mí el que en su momento me prendó fue el Top Priority (1979), pero su álbum más reconocido y donde se encuentra A Million Miles Away, es Tattoo.

Un millón de millas de distancia, es una de sus composiciones más utilizadas en sus conciertos junto a Tattoo'd Lady, de eso va la canción, de su vida en las carreteras para ir de escenario en escenario. Para servidor es su obra cumbre, una catarata de preciosos punteos envueltos en un tema sublime en cuanto a interpretación, composición y acompañamiento. Es por lo que he elegido un vídeo en el que lo que prima es el sonido, no hay nada que nos distraiga para desmenuzarla y disfrutarla plenamente. Aquí los entendidos pueden apreciar la técnica llamada Clawhammer Picking, usada después por Mark Knopfler.

Fender Stratocaster de Rory Gallagher
La amante de Rory



El siguiente vídeo es para poder disfrutar también con la vista, para los amantes del guitarreo como Dios manda, nuestro exquisito guitarrista parece sentir y gozar con todo lo que hace, magistral en el tapping que realiza. Y ella, su Fender, es nuestra siguiente protagonista, parece que el destino quería que fueran el uno para el otro, no podía tocarla nadie nada más que él, una peculiar y bella historia de amor.

Dice la leyenda, que Rory compró de segunda mano esta Strat Sunburst por 100 libras cuando tenía solo 15 primaveras. Por aquel entonces tocaba en una esas bandas festeras que animan el cotarro con canciones conocidas. Esta guitarra le acompañó durante toda su carrera, si la observáis tiene un aspecto muy deteriorado, se podría pensar que la falta de pintura y barniz podría atribuirse a dejadez o abandono, pero no, por lo visto Rory tenía un grupo sanguíneo raro y su sudor actuaba como decapante sobre su ajado instrumento, la belleza va por dentro. Viendo sus conciertos, no sorprende que, poseyendo esa extrañeza, la estropeara de tal forma por ser un músico que lo daba todo sobre el escenario.

Otro bonito capítulo del romance fue cuando, en una gira, se la robaron de la furgoneta del grupo. Durante un par de semanas no supo nada de ella, incluso tuvo repercusión mediática. Por fortuna la guitarra apareció abandonada, con daños pero volvió con su dueño. Gallagher juró y perjuró que nunca la pintaría y que nunca se desharía de ella, en grabaciones y en directos solo la cambiaba ocasionalmente por una Telecaster o por acústicas. Por 3000 euritos de nada, podéis conseguir una réplica (igual de hecha polvo) en Custom Shop de Fender.


Desgraciadamente el amorío se rompió en 1995, cuando Rory murió con 47 años. Tenía aerofobia (miedo a volar), los sedantes y el alcohol provocaron graves daños a su hígado. Su desconsolada pareja está expuesta en Dublin.

Nada más, saludos y recordad de bajar el volumen al salir

2 comentarios

  1. ¡¡Genial homenaje al grandísimo Rory!! No ha habido nadie que le iguale... Yo también le dediqué una entrada en mi blog hace tiempo y veo que coincidimos en más de una apreciación acerca de su figura y legado, te invito a leerla si te apetece:

    http://rocktelegram.com/los-dioses-del-rock-amaban-a-rory-gallagher/

    Saludos y gracias por acordarte de Rory!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alejandro, siempre me ha gustado el guitarreo del bueno, del de unos pocos elegidos y Rory es sin duda uno de ellos.
      Es difícil no coincidir en esas extraordinarias canciones que tú también homenajeas en tu buen articulo, son himnos universales del genio.
      Foto de por vida la tuya, esperemos que a tus descendientes les impacte tanto como a nosotros. Escanéala no la vayas a perder ;)
      Saludos Alex

      Eliminar

 
Un invento de Jakesnake , Nostromo & Oloman | CONTACTO | Diseñado por Oloblogger