jueves, 22 de diciembre de 2016

Enya y Raphael: Invenciones y mitos musicales

Página Facebook Seguir desde G+ En Twitter Nuestra lista en YouTube Rss

No todo lo que se escribe es cierto y/o real. Tampoco lo que se repite muchas veces.

Enya y las lenguas inventadas


A lo largo de su carrera Enya ha cantado en al menos diez idiomas distintos. Lo ha hecho principalmente en inglés, gaélico irlandés y latín, pero también ha utilizado galés, inglés, español, francés, japonés, quenya y loxian ¿Qué no te suenan estas últimas? Bueno es normal, ya que se trata de dos lenguas artificiales que nunca ha hablado nadie salvo en la ficción.


Todo surgió cuando su letrista, Roma Ryan, tuvo que escribir May It Be para los créditos finales de El Señor de los Anillos: la Comunidad del Anillo y se interesó por el quenya, la lengua élfica inventada por John Ronald Reuel Tolkien. Finalmente la canción incluyó dos frases en quenya.

Por cierto, ya es casualidad que ese idioma tenga precisamente la misma terminación que el nombre de la cantante. Para los que piensen que Enya pudo inspirarse aquí para su pseudónimo, aclarar que este no es tal, sino la adaptación al inglés del nombre irlandés Eithne que es el real de la intérprete.

Letra de The river sing
Con esta experiencia Ryan descubrió que con una lengua no convencional le sería más fácil cuadrar sus estrofas e ideó el loxian sonidos y escritura propias. Con ella escribió tres canciones para el álbum Amarantine (2005), Less than a pearlThe river sings y Water shows the hidden heart. Este último fue el nombre que también utilizo para el libro que publicó explicando el trasfondo de estas canciones y el desarrollo del loxian.

En los siguientes enlaces podéis ver qué pinta tiene su caligrafía, su pronunciación y una traducción de la letra de esas tres canciones: uno, dos y tres.

Por su parte Enya ha descrito a los loxian como "seres que viven en otro planeta y observan, preguntándose ¿somos los únicos que existimos?". Filosofía pura, vaya.

Para saber más: Loxian



Disco de Uranio


¿Existe realmente la certificación Disco de Uranio? Pues sí y no. Existir existió pero la que no existe ya es la discográfica que lo otorgaba. Además no está nada claro el criterio de selección para ganar el galardón.


El Disco de Uranio es una invención de Hispavox, la mayor discográfica española de los años 60 y 70 que sobrevivió tres décadas en ese difícil negocio (1955-1985) y que actualmente es sólo un sello de Parlophone controlada a su vez por EMI.

La peculiar certificación era para los discos que hubieran alcanzado los 50.000.000 de ventas, pero en ningún sitio queda claro si las ventas debían ser de un solo disco (sencillo o álbum) o para un artista computando todas sus ventas.

Muchas fuentas indican que se creó ad hoc para homenajear a Raphael por superar ese número de ventas con su recopilatorio Ayer, hoy y siempre (1982), pero si se creó en 1980 ¿cómo se adivinó dos años antes que el álbum llegaría a esa cantidad de ventas? Aquí la prueba que desmiente esa información y que acredita que Raphael obtuvo el Disco de Uranio por TODAS SUS VENTAS hasta 1980 precisamente. Amplíese la imagen para ver bien la placa si es necesario.


En el Museo de Raphael (Linares)

Nótese también que el uranio no es uno cualquiera sino el isótopo 235, el único capaz de provocar una reacción en cadena de fisión (nuclear) ¿Quizás una alegoría? ¿Quizás una "gracia" del redactor?

En fin, que visto esto sólo podemos afirmar que Raphael es el único que puede demostrar tener en su poder un Disco de Platino y que se le dió por las ventas de muchos años de diversos discos. Por otra parte no hay forma de acreditar si como dicen sólo AC/DC (por Back in Black, 1980), Queen (por Greatest Hits, 1981) y Michael Jackson (por Thriller, 1982), son realmente los únicos otros que tienen un Disco de Uranio.

Por aquellas fechas Pink Floyd sí que había vendido cerca de 50 millones de unidades de The dark side of the moon (1973) y más de 30 de The wall (1979) pero no aparece por ningún sitio como galardonado. Todo muy raro.


Oficialmente y teniendo en cuenta un único álbum, sólo Michael Jackson, AC/DC y Pink Floyd podrían cumplir con las cifras requeridas.

En sencillos la cosa está mucho más clara ya que el White Christmas (1942) de Bing Crosby es el único que podría superar los 50 millones, seguido de lejos (33 millones) por Candle in the wind de Elton John.

Y burla, burlando... ¡Felices fiestas!

Publicar un comentario en la entrada

 
Un invento de Jakesnake , Nostromo & Oloman | CONTACTO | Diseñado por Oloblogger