jueves, 9 de junio de 2016

Mandolina, un sonido encantador y espeluznante al que es imposible no rendirse

Página Facebook Seguir desde G+ En Twitter Nuestra lista en YouTube Rss

El sonido de la mandolina lo mismo te hace entrar en pánico que te desarma totalmente. De cómo lo utilizaron grandes del Rock como Grateful Dead, The Kinks, Rory Gallagher, Led Zeppelin o The Smiths
Ficha
Please, please, please let me get what i want. The Smiths
Nombre: Please, please, please let me get what i want (Por favor, déjame conseguir lo que quiero)
Intérprete: The Smiths
Publicación: 1984
Autor: Morrissey y Johnny Marr
Género: Pop / New Wave / Balada

Bonus track:
Versión The Dream Academy + Instrumental
Please, please, please let me get have who I want - Morrissey
Interpretada por Johnny Marr
Referencias:
Wikia
En la cuerda floja / Dawsons / Guitar player /
La zamarra de Gustavo / Ramrock´s blog / Wikipedia
La nada posible

Hoy vamos a seguir sumando en esta especie de espontáneo homenaje que últimamente se está realizando en nuestro blog a instrumentos menos habituales en los estilos musicales más populares por todos conocidos. Porque como no todo no es guitarra, batería y bajo (incluyamos también al piano), Nostromo emprendió esta particular aventura con una estupenda ofrenda a la armónica, la cual fue prolongada por Oloman con Hey! Baby. Después fue el turno para el saxofón con Candy Dufer y su Lily was here más un pequeño aporte a la causa mediante She´s like the wind.

Ya lo comentó Nostromo en su post, a un servidor le encanta el sonido del saxo. No sabría explicarlo, pero la sonoridad de este instrumento posee algún tipo de característica que me seduce y apasiona a partes iguales. Algo muy parecido a lo que siento cuando en mis oídos resuenan las cuerdas de la mandolina.

Mi fascinación hacia esta pequeña guitarra cuyos orígenes se remontan hasta el S.XVI en Italia, se inició de una manera un tanto curiosa. Nunca fui lo que hoy se suele denominar como "gamer", o sea, alguien que invirtiera grandes cantidades de su tiempo vital en el entretenimiento virtual y/o electrónico, pero lo cierto es que sí hubieron algunas épocas en las que disfruté muchísimo jugando a determinados videojuegos. Uno de ellos, quizás el de más grato recuerdo fue Silent Hill, una aventura gráfica terrorífica que yo experimenté como algo más que un simple videojuego. Joder, incluso llegué a sentir cierto miedo psicológico, y eso es algo a destacar teniendo en cuenta que para mí El exorcista, La semilla del diablo o El Resplandor son casi películas de risa, es decir, nunca sentí miedo con una peli; bueno tan sólo con Brácula: Condemor II

Dos pasiones pues, heredé de Silent Hill: una tremenda afición hacia su saga y hacia los Survival Horror en general, y un afecto especial hacia el sonido de la mandolina. Y es que aún entro en pánico al escuchar la BSO creada por Akira Yamaoka y el pavor más absoluto me paraliza cuando esa mandolina inicial altera mis sentidos mientras la niebla de aquel maldito pueblo siento que me rodea y ciega. Lo sé, soy masoca.



Para conocer más detalles acerca de la historia y evolución del instrumento y sobre sus diferentes variedades, clickad sobre los respectivos enlaces. Yo, como total ignorante y absoluto desconocedor en estas lides, prefiero dirigir esfuerzos a disfrutar del sugestivo e inconfundible sonido de este pequeño instrumento de cuerda, permitiéndome el lujo y la desfachatez de recomendar algunos títulos a todos aquellos que, como yo, disfrutan de este peculiar soniquete. Para ello me valdré de un puñado de canciones más conocidas a nivel general dentro de los circuitos comerciales de la música.




Comenzaré el listado con los Grateful Dead y su magnífica Friend of the devil incluida en el famoso álbum American beauty. Es una canción muy cercana al Country que habla sobre las deudas contraídas por un fugitivo a causa precisamente de su huída. La interpretación de la mandolina corre a cargo de David Grisman, al parecer un reputado mandolinista.






Turno ahora para The Kinks y su optimista y divertida Supersonic rocket ship, en la que el amigo Ray Davies nos habla de un cohete supersónico en el que viajar más rápidos que la velocidad de la luz hacia un lugar indeterminado en el que todos somos iguales y no existen minorías ni personas de 2da clase. Ojo también al xilófono, otro sonido muy atractivo para el que suscribe.







Cuenta la leyenda que Hendrix, ante la pregunta de un periodista sobre qué se sentía siendo el mejor guitarrista del mundo, contestó: “No lo sé, pregúntaselo a Rory Gallagher”. Poco más que añadir, tan sólo que también le daba a la armónica y a la mandolina que daba gusto en canciones como I´m not surprised. Impagable esta versión de Going to my hometown en una actuación en la TV alemana.







No podían faltar a esta cita los más grandes. La batalla de la eternidad, perteneciente a Led Zeppelin IV, fue compuesta por Jimmy Page, quien tomó prestada la mandolina de John Paul Jones, y por Robert Plant, autor de la letra inspirándose en El señor de los anillos de Tolkien. Como curiosidad, es el único tema que Led Zepp grabó con un vocalista invitado, Sandy Denny.




Podríamos estar horas escuchando canciones famosas con mandolina, pero por cuestiones de espacio y tiempo lógicamente es imposible hacerlo en este post. Aún así, si os interesa, podéis echarle un vistazo a otras grandes bandas que también sucumbieron a la dulce sonoridad de este pequeño instrumento tales como Blackmore´s Night, Jethro Tull, Mott the Hoople, Rod Stewart, The PoguesBruce HornsbyThe ChurchCrash Test DummiesSoundgarden, The White StripesREM (y no sólo Losing my religion)


✦✦✦✦✦



Pero si hay una canción en la que la mandolina trastorna mi cordura esa es, sin ningún atisbo de duda, Please, please, please, let me get what i want. Menos de 2 minutos necesitaron Morrissey y Johnny Marr para crear una de las bellas y emocionantes canciones que jamás se crearon. Y es que ya lo he repetido en infinidad de ocasiones, I LOVE THE SMITHS!!!

Publicada originalmente en el ´84 como cara B de William, it was really nothing, es una preciosa y desesperada súplica hacia alguien indeterminado (¿algún tipo de Dios, una persona quizás?) rogándole por algo que tampoco se menciona en ningún momento de la canción. Tal vez esa coyuntura, es decir, el misterio y enigma acerca de a quién se dirige y qué es lo que pide, nada en particular y a la vez todo en general, sea uno de los puntos fuertes del tema junto a la desesperanza ("haven't had a dream in a long time") y a la exasperación hacia un amargo lamento ("For once in my life, Lord knows it would be the first time").

Y es entonces, conmovido por la infinita sensibilidad de Morrissey, cuando la mandolina final de Marr te desarma totalmente. A mí estos dos me pueden pedir lo que quieran.



Como There is a light that never goes out, formó parte de la BSO de 500 días juntos, al igual que una versión realizada por la propia protagonista de la peli, Zooey Deschanel registrada bajo el nombre She & Him junto a Matthew Ward. Otras versiones interesantes son la de MuseDeftonesSlow moving millie, Elefant o Rob Dickinson

8 comentarios

  1. Me gusta la idea de darle voz a los instrumentos menos habituales. Y ya puestos a buscar instrumentos raros, ¿qué tal una entrada sobre el Theremin?
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una excelente sugerencia. Tan sólo alguna breve mención en un par de entradas en canciones como Good vibrations o Whole lotta love.
      Todo se andará, abrazo Malapata.

      Eliminar
  2. Muy acertado, Jake, lo de dedicar una entrada a este instrumento que, aunque no es habitual en la órbita rockera, cuando aparece es para dejarnos momentos muy buenos, como los que mencionas; a mí, personalmente, me encanta el tema de Led Zeppelin. Uno de mis guitarristas preferidos, Steve Howe (Yes), utiliza habitualmente la mandolina, incluso creo que las colecciona, al igual que todo tipo de guitarras. El otro día preparaba una entrada de The Byrds, de uno de sus discos míticos, donde también hay un tema con mandolina ("Pretty Boy Floyd"): https://www.youtube.com/watch?v=UA3hJEbUp7g.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran aportación Raúl, muy agradecido.

      Abrazo

      Eliminar
  3. Battle of Evermore es un tema extraordinario, quizás un poco tapado por el la estrellas del Led Zeppelin IV, siempre me ha gustado y me ha parecido genial.
    La de los Smiths, me ha encantado..... sobre todo porque es corta.
    Saluditos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy de acuerdo en lo referente a Led Zepp.
      Respecto a la gracieta de los Smiths, tal imprudencia te va a salir cara. Y sí, es una amenaza. Como bien decía tu estimadísimo Caito, el que avisa no es traidor, es avisador.

      Eliminar
  4. Hola ! .. felicitaciones por el post , bastante interesante.. has escuchado "Boat on the river" de Styx en su disco Cornestone del 79.. es una canción bellisíma dónde la mandolina es la protagonista.. hermosa de principio a fin la recomiendo enormemente.. https://www.youtube.com/watch?v=K9Qs8-BkiLw

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Daniel.
      No la había escuchado, muy bonita la verdad. Permanece atento, pronto hablaremos por aquí de los Styx. Muchísimas gracias por tu estupendo aporte.

      Esperamos seguir leyéndote por el blog, un saludo.

      Eliminar

 
Un invento de Jakesnake , Nostromo & Oloman | CONTACTO | Diseñado por Oloblogger