viernes, 19 de febrero de 2016

Alberto Cortez, creando soñadores

Página Facebook Seguir desde G+ En Twitter Nuestra lista en YouTube Rss

Alberto Cortez, un "idiota soñador" que aguantó 15 años en la brecha hasta conseguir su sueño. Una colaboración de Gael Solano
Ficha
Castillos en el aire. Alberto Cortez
Nombre: Castillos en el aire
Intérprete: Alberto Cortez
Publicación: 1980
Autor: Alberto Cortez
Género: Balada / Latino

Bonus track:
Actuación en directo
Con orquesta de música
Referencias:
Wikipedia
Corazón de canciones
Biografía de Alberto

Alberto Cortez, cuyo verdadero nombre era José Alberto García Gallo, nació el 11 de marzo de 1940. Empezó a componer canciones con tan solo doce años y una de sus primeras obras es Un cigarrillo la lluvia y tú. En 1957, con tan solo 17 años, forma parte como cantante de la orquesta Arizona dirigida por Ricardo Ortiz y Luis Pasquier, compartiendo cartel con Enrique Llambí en San Rafael. En ese tiempo se hace conocido en aquella ciudad como "Chiquito García".

Aquel año se formó el conjunto folklórico Los Andariegos, en el que es invitado a participar; pero su padre le niega el permiso por sus malas calificaciones en el colegio. El castigo debió de funcionar porque al año siguiente logró ingresar en la facultad de derecho y ciencias sociales. Aunque ya poco se pudo hacer por él... le había mordido el gusano de la música y llevaba el veneno en la sangre.

Para ayudarse en sus estudios comenzó a tocar su guitarra en boutiques haciendo las delicias de las dependientes y sus clientes. Mario Cardi le invitó a cantar en su orquesta y los lugares de moda de la época. Aquel año, deslizándose por la vida como si fuese en un coche sin frenos, le contrata la orquesta de Jazz San Francisco como vocalista. Comenzó actuando en el centro nocturno Casanova alternando con la orquesta de Armando Pontier, con Julio Sosa y Héctor Ferrari. Y es allí donde nace el nombre de Alberto Cortez (con zeta) como seudónimo. Con la Jazz San Francisco, recorre el país tocando durante los intervalos de descanso ante el regocijo de todos.

La suerte estaba echada, así que abandona la Universidad para dedicarse de lleno a su vocación de cantor y músico. Así que arriesgándose por su sueño, se independiza económicamente de su padre, termina su relación con la orquesta San Francisco y acepta la invitación de Hugo Díaz que le propone integrarse a su grupo y viajar a Europa con un contrato de seis meses. La realidad, por desgracia, tiene poco reparos en aplastar a los soñadores. Dos años después el Argentine international ballet and show fracasa tan estrepitosamente que Hugo Diaz se ve obligado a vender las joyas de su esposa y las suyas para poder dar de comer a su gente.

Negándose a aceptar la derrota, sigue su camino y acepta a Jules Nijs como manager. Poco después debutó en la sala Witte Molen de Aarschot donde conoció a Renée Govaerts, con quien más tarde contrajo matrimonio, pero antes de ese hecho consiguió participar el 31 de diciembre en un programa llamado La puerta del sol retransmitido a todo Europa. Aquel año entrante debía ser el suyo... pero no lo tendría fácil.

En 1961, rechazo tras rechazo con empresarios que no se interesaban en él, aquel fue el año que escogió para comprometerse con Renée Govaerts. Viajó a Canadá, New York, Los Ángeles (donde le ofrecen convertirle en el nuevo Latin Lover, papel que rechaza por ir en contra de su moral), Francia y ya por fin Madrid; donde Enrique Martín Garea le propone un contrato con Hispavox para grabar discos destinados a España y países de Latinoamérica. Es así como graba su primer disco acompañado por Waldo de los Ríos y su orquesta.

Es en España donde compone y graba el disco El compositor, el cantante, con canciones como Cuando un amigo se va, El abuelo, Hay un Madrid, etc. Joan Manuel Serrat retoma la antorcha encendida por Cortez y presenta un trabajo discográfico con canciones con textos de Antonio Machado en donde incluye un par de ellas con música de Alberto Cortez, Retrato y Las moscas.
No es hasta 1970 que vuelve a Buenos aires y un año más tarde se presenta en el Luna Park de Buenos Aires obteniendo un resonante fracaso.

Decepcionado, abandona su país con la intención de no volver a cantar allí. En 1972, un año después de aquel doloroso recuerdo, recibe su primer disco de oro por Mi árbol y yo y recibe el primer "Heraldo de oro" otorgado por el periódico El Heraldo de México y también el "Micrófono de oro", otorgado por la asociación de comunicadores de México.

Cosechando lo que tanto trabajo le ha costado, hay que esperar entre muchos grandes éxitos hasta 1980 donde compone Castillos en el aire una de mis canciones preferidas, una aguda crítica de cómo la masa se impone al individuo sin importar si este tiene la razón o el derecho a discrepar. Es un ataque a las trabas que tienen que superar las personas para que se cumplan sus sueños y cómo, si tienen la fortuna de alcanzar el éxito, la envidia de los mediocres hará todo lo posible para destruirlos.

Muchos se escudan en que así se evita que los “idiotas soñadores” sufran pero es que al final le quieren quitar a uno hasta la capacidad de equivocarse y así aprender de esos errores. Yo, os confieso, que tengo un par de castillos en el aire, y sé que vosotros también, en los que la palabra imposible no existe.

2 comentarios

  1. Nunca me he interesado por él, lo confieso.
    Pero siempre me transmitido respeto, entra en el cupo de los que considero ARTISTAS, con mayúsculas, como Raphael.
    Ni siquiera sabía que era argentino, tampoco era necesario. Con internet se ha acabado la ignorancia aunque no la incultura.
    Bonita canción.... para los amantes del género. Y para mí también.
    Saludos cordiales Gael y que se cumplan tus castillos en el aire.

    ResponderEliminar
  2. Pues tampoco es de los míos. Ni de los que salen habitualmente por aquí, lo cual resulta perfecto, una estupenda manera de llegar a los máximos estilos y artistas posibles, uno de nuestros objetivos más complicados.

    Muchas gracias Gael por tu aportación.

    ResponderEliminar

 
Un invento de Jakesnake , Nostromo & Oloman | CONTACTO | Diseñado por Oloblogger