jueves, 11 de junio de 2015

La canción más versionada, Elvis karateka y una localidad muy fan

Página Facebook Seguir desde G+ En Twitter Nuestra lista en YouTube Rss

¿Sabías que la relación de Elvis Presley con el kárate no era nada trivial? Esta y un par de curiosidaes musicales más a continuación.

Los mayores fans de Bruce


Imagen: Radio Ningunaparte
El 10 de Octubre de 2014 el Ayuntamiento de Peralejos de las Truchas, un municipio de Guadalajara con unos 150 vecinos, otorga a Bruce Springsteen el título de hijo adoptivo de la localidad.

Al parecer existe un buen porcentaje del censo del lugar que es aficionado a la música de The Boss, dato que el alcalde confirmó en su momento con el añadido de que al menos 30 habitantes de Peralejos no se pierden un solo concierto.

Sin embargo, el detonante para la curiosa propuesta consistorial fue el notorio interés de Bruce por la palabra "Peralejos", tras ver en la pantalla de un concierto una pancarta con el nombre del lugar. Nadie supo informarle adecuadamente sobre qué era aquello pero la anécdota fue publicada en diversos medios de comunicación haciendo que más de uno llegáramos a saber que Peralejos también existe. (Más info: Europa Press)


Elvis, maestro de artes marciales


El Rey del rock no sólo cantaba y movía la pelvis como un poseso. Entre otras aficiones varias destacaba su pasión por la práctica del kárate, dónde llegó a conseguir el cinturón negro 7º Dan.

Elvis descubrió el kárate mientras hacía el servicio militar en Alemania. Allí entrenó con un maestro shotokan local para luego continuar en París con otro maestro japonés.

Ya en EEUU su entrenador sería Ed Parker, practicante de kenpo que llegó a alcanzar el 10º Dan. Parker levantaba recelos entre los puristas del kárate estadounidense porque entre sus pupilos contaba con demasiados personajes famosos (Frank Sinatra, Warren y Robert Wagner, entre otros) así que para que evitar problemas, Elvis se presentaba a sus exámenes con otros instructores de trayectoria menos dudosa. Su primer cinturón negro lo consiguió con el intachable Hank Slomanski en 1960 y el séptimo lo consiguió doce años después.

El kárate estaba tan unido a su vida que en parte fue el responsable de su separación matrimonial. Y no porque descuidara por el deporte sus obligaciones maritales, sino porque Priscilla engañó al Rey con Mike Stone, un instructor de kárate que el propio Elvis le había recomendado. Chuck Norris (que no falte en esta historia de artes marciales) fue al parecer quién les presentó.

Cuentan también una anécdota de un día en el que Muhammad Ali estaba presente en un concierto en Las Vegas y pidió conocer a Elvis. Este que era también admirador del boxeador lo recibió tras los escenarios y se pusieron a hablar de boxeo y kárate, llegando al punto de debatir sobre cuál era el mejor de ambos para utilizarlo como defensa personal. Ambos se pusieron en pie, cada uno con la posición del deporte que practicaba y rápida y sorpresivamente Elvis barrió el pie de Alí derribándolo. El púgil terminó riendo desde el suelo, así que la cosa quedo más en broma que en serio y ambos comenzaron ahí una buena amistad.

En 1973 y defendiendo el título contra Joe Bugner, de nuevo en Las Vegas, Muhammad Ali vistió una bata que le había regalado Elvis.


Fuentes: Fightland | Wikipedia


Versiones a porrillo


Aunque habitualmente se considera que Yesterday, canción compuesta por Paul McCartney y originalmente interpretada por The Beatles, es la que más versiones tiene (más de 1.600), la realidad es que la que ostenta ese récord es Amazing Grace, cuya letra se acredita desde 1779 al clérigo y poeta inglés John Newton.

Las 3.049 versiones distintas que atesoran Allan Chasanoff y Raymon Elozua parece que así lo acreditan, aunque para los beatlemaníacos dejaré constancia de que Yesterday sigue siendo la más grabada y la más radiada.

1 comentario

  1. No conocía yo la faceta karateka del Rey. Tampoco sabía que conocía a Chuck Norris (para desgracia de su matrimonio).

    ResponderEliminar

 
Un invento de Jakesnake , Nostromo & Oloman | CONTACTO | Diseñado por Oloblogger