jueves, 6 de noviembre de 2014

Telstar: Hacia el infinito y más allá

Página Facebook Seguir desde G+ En Twitter Nuestra lista en YouTube Rss

Sonidos espaciales en los 60 por cuenta de Joe Meek y The Tornados, una gente algo adelantada a su época.
FichaNombre: Telstar
Intérprete: The Tornados
Publicación: 1962
Autor: Joe Meek
Género: "Space rock" / Tecno

Bonus track:
Versión The eagles (60's)
Versión The shadows (1981)
Versión vocal de Kenny Hollywood
Versión Alberto Cortez
Referencias:
Telstar. Wikipedia [eng]
Songfacts.
The Tornados. Wikipedia [eng]


Los intérpretes naturales de Telstar fueron The Tornados, un grupo británico especialista en temas instrumentales que casi le hizo sombra a The shadows -nótese el ingenioso juego de palabras bilingüe- y que sólo se vieron desbordados, en lo que a popularidad se refiere, por sus coetáneos The beatles.

Telstar fue el primer satélite comercial de telecomunicaciones puesto en órbita y fue lanzado pocas semanas antes (Julio 1962) de que esta canción fuera escrita, o al menos, titulada. De esta manera Joe Meek, compositor y productor rendía homenaje a este hito tecnológico.

La parte musical tuvo otro origen distinto y no fue otro que el sonido del órgano (un Hammond B3) que hacía el acompañamiento de The happy organ (Dave "Baby"Cortez, 1959), un soniquete que Meek tenía en mente desde hace tiempo y que en Telstar intentó imitar con un clavioline.

Sin embargo el productor no tuvo bastante con la incorporación de este precursor del sintetizador. Justo después de que The tornados dejaran grabada su interpretación, en teoría definitiva, Joe Meek continuó en su estudio doméstico añadiendo arreglos y efectos que simulaban el ambiente del espacio exterior. La mayoría eran bastante artesanales y algunos tan escatológicos como la descarga del depósito de un inodoro.

Eso de los sonidos extraños incorporados en canciones fue una constante en su carrera y con poquita atención que se ponga, se pueden encontrar en muchas de las canciones de The tornados cosas como las burbujas que generan los peces bajo el agua, una gaviota gritando, relinchos de caballo, disparos de pistolas y explosiones bajo el agua, entre otros.


(Algunas de los diseños con que el disco fue editado en distintos países)


Aprovechando el tirón del tema algunos hicieron pronto sus propias versiones vocales (Kenny Hollywood, Margie Singleton, Bobby Rydell...), atreviéndose incluso a hacerlo en francés (Les Compagnons) y en Alemán (Camillo Felgen). Alberto Cortez y The Latin Quartet hicieron lo propio en sus respectivas versiones en español tituladas Mágica estrella. Ni los mismísimos The shadows se resistieron a hacer la suya.

Como sucede con todo éxito que se precie, Telstar también tuvo su juicio por plagio. El denunciante fue un compositor francés llamado Jean Ledrut que reclamaba la autoría por su composición de 1960 para la película Austerlitz titulada La Marche d'Austerlitz.

Podéis juzgar vosotros mismos mediante el enlace anterior, pero el magistrado del caso desestimó la demanda porque el largometraje no se exhibió en el Reino Unido hasta tres años después de la distribución de Telstar. Desgraciadamente Meek no vivió lo suficiente como para poder disfrutar la noticia, pues tres semanas antes se suicidó. Fue un 3 de febrero, casualmente ese día en el que la música murió.

No es que sea una canción que me pirre, pero lo que sí es seguro es que Telstar es de las que tienen e hicieron historia... y de eso tratamos mayormente aquí :)

Publicar un comentario en la entrada

 
Un invento de Jakesnake , Nostromo & Oloman | CONTACTO | Diseñado por Oloblogger