jueves, 17 de julio de 2014

Heavy Metal? Judas Priest

Página Facebook Seguir desde G+ En Twitter Nuestra lista en YouTube Rss

Painkiller, el disco y la canción con la que Judas Priest volvió al trono del Heavy Metal.
Ficha
Painkiller. Judas Priest
Nombre: Painkiller (Analgésico)
Intérprete: Judas Priest
Publicación: 1990
Autor: Rob Halford, K.K. Downing y Glen Tripton
Género: Heavy Metal

Bonus track:
En directo con letra ESP-ENG
Tributo de Angra
Referencias:
Wikipedia (canción)
Wikipedia (banda)
Blogofenia
Miguel Francolini´s blog

Si bien Black Sabbath fue la banda pionera del Heavy Metal, Judas Priest fue, es y será su más destacado exponente. Su importancia en el nacimiento de este estilo y en la consolidación del mismo a lo largo de varias décadas se antoja imprescindible. Sin olvidarnos de la incalculable por enorme influencia que ejerció sobre otras bandas: Fueron los máximos precursores de la NWOBHM (Iron Maiden, Saxon, Accept) y permanentes fuentes de inspiración de subgéneros que se fueron creando a lo largo de los años como el Trash Metal (Metallica, Megadeth, Slayer), Speed Metal (Dragonforce, Running Wild, Grave Digger) o Power Metal (Helloween, Primal Fear, Gamma Ray, Blind Guardian).
Incluso la vestimenta de cuero y tachuelas popularizada por la banda ha sido seguida en mayor o menor medida por un amplio espectro que va desde el Glam Metal (Motley Crue, Poison, Twisted Sister) hasta el Black Metal (Emperor, Morbid Angel).
Es decir, sin ellos nada hubiera sido lo mismo.

La banda se fundó en 1971, pero no fue hasta el ´74 cuando realizaron su debut discográfico con Rocka Rolla, un álbum más orientado hacia el Hard Rock e incluso al Rock Progresivo. Pero ese no era su destino, y en sus siguientes trabajos (Sin After Sin, Stained Class, Killing Machine) apostaron por un sonido más duro que contribuyó en buena medida a instaurar las bases sobre las que el Heavy Metal se asentaría en las siguientes décadas. En este sentido merece ser destacado British Steel del ´80 que junto a Screaming for Vengance y Defenders of the Faith independizó definitivamente al Heavy Metal de cualquiera otro género, en lo que muchos han catalogado como la primera generación de verdadero Metal.
Del mismo modo hay que reconocer que los sacerdotes de Judas tuvieron también sus tropezones con Point of Entry, en un descarado intento de asaltar el mercado norteamericano o Turbo, en el que incluso llegaron a abusar de sintetizadores para tratar de alcanzar un sonido Glam Metal tan de moda en aquel año ´86. Ram it Down fue un disco de transición, un fallido intento de reconciliación con sus más fieles seguidores.

Y así llegamos a 1990. Era todo o nada. Painkiller era su última baza para salvaguardar el trono del Metal, seriamente amenazado por nuevas y más modernas bandas. Fue entonces cuando los Judas, dejando al Ave Fénix a la altura del betún, se sacaron de la manga un repóker de ases para dejar boquiabiertos a propios y extraños con el cambio más asombroso y la propuesta más radical que haya dado alguna vez una banda de dinosaurios. A todas esas bandas amenazantes no les quedó más remedió que claudicar y, de rodillas, rendir pleitesía a un disco soberbio, magistral, que muchos han denominado como la quintesencia del speed metal. Un clásico del Heavy, un modelo a seguir, pero más moderno, más industrial, más afilado.
El disco está lleno de auténticos trallazos imperecederos como Hell Patrol, Leather Rebel, Metal Meltdown, All guns blazing o A touch of evil, pero sobre todas ellas el culmen de la excelencia metalera, la canción que da nombre a la bestia, PAINKILLER:
La canción, una alegoría y recordatorio del intento de suicidio de Rob Halford por medio de tranquilizantes (painkillers), musicalmente está dividida en las siguientes partes:
  • INTRO(0:00 - 0:27) Desde el primer segundo nos damos cuenta que no es Dave Holland quien se encuentra tras los parches, sino Scott Travis, el enorme batería recién llegado de los Racer X que otorgó una fuerza descomunal a la banda y que, como carta de presentación, nos deleita con una de las más impactantes, atronadoras y legendarias intros jamás realizada. La metralleta de Travis nos avisa que no estamos ante un disco, una canción cualquiera, algo que inmediatamente corrobora el riff a doble guitarra que te salta directamente a la yugular.
  • 1a Parte (0:27 - 1:32)Aquí entra en escena la inconfundible, agresiva y desgarradora voz de Rob Halford, la cual nos describe al Painkiller, ese ser ficticio mitad hombre mitad máquina, que enfurecido y más rápido que una bala desciende a través de nubes de tormenta para responder a las plegarias de una humanidad arrodillada y así convertirse en el salvador de un planeta devastado. Un último grito de Halford nos lleva directamente a la...
  • 2a Parte(1:33 - 2:10) El dúo de guitarras, apoyadas siempre en el firme bajo de Ian Hill y el doble bombo de Travis, realiza una variación del riff inicial para que un rabioso Halford nos insista con las fantásticas capacidades del Monstruo de Metal (más rápido que una bala láser, más ruidoso que una bomba atómica). Esta parte finaliza con un agudo imposible de Halford que da paso a...
  • 1er solo de guitarra(2:10 - 3:37)Glen Tripton, el hombre de los pantalones de cuero rojo, nos eriza la piel con un solo magistral entretejiendo rabia y sentimiento en una vertiginosa trama de notas. Al final del mismo K.K. propone un riff machacón para que su compañero remate la faena y pasar sin más dilación a la...
  • 3a parte(3:37 - 4:33)Una última descripción del metálico ser más una variación de estribillo doble nos lleva, tras un acelerado tornado instrumental al único segundo de respiro que ofrece la canción y desembocar en la...
  • 4a parte(4:33 - 5:10)Casi desde cero K.K. nuevamente machaca el riff para que el resto de instrumentos y finalmente la voz de Halford se les una en un espectacular crescendo que es coronado con un estribillo que finaliza con un antológico agudo que se funde con el...
  • 2do solo de guitarra(5:10 - 5:28)Esta vez es K.K. Downing, uno de los más grandes guitarras del género, el encargado de encogernos el corazón con un corto pero furioso y salvaje solo que nos lleva finalmente al...
  • OUTRO(5:28 - 6:06)La caótica batería de Travis y un último esfuerzo de Halford ponen fin a esta joya para que podamos volver a respirar y alcanzar las pulsaciones recomendadas.
Para su escucha se recomienda no subir el nivel de los altavoces hasta el máximo, su afilado sonido puede llegar a cortar... ;D


4 comentarios

  1. Una vez más, una canción que no conocía. De agradecer el guión que has preparado sobre la sinfonía porque me hizo entender mejor el conjunto, pero aún así, esta es demasiado heavy para mí.

    ResponderEliminar
  2. Caito18/7/14

    Chillidos, berridos, aullidos, aporreos. Muy original.
    Jamás debimos de experimentar con primates.
    Si bien apoya aquello del tronco común de los homídidos y los monos.
    Porque juraría que parece heavy...
    Ciao Bambino, con mayúsculas.

    ResponderEliminar
  3. Veo que no hay manera de convenceros; de todos modos, de vez en cuando, seguiré intentándolo ;D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caito29/7/14

      Estaremos en guardia. Y no dejo de reconocer que el heavy tiene lo suyo, sus momentos. Sin ninguna duda, como toda la música, que aún no siendo de tu gusto, está hecha con honradez, coherencia y convencimiento.
      Y sin artificio.
      Me he hecho mayor, hoy te escapas vivo...
      Orvuar

      Eliminar

 
Un invento de Jakesnake , Nostromo & Oloman | CONTACTO | Diseñado por Oloblogger