martes, 8 de octubre de 2013

Great balls of fire de Jerry Lee Lewis, el demonio disfrazado de ángel

Página Facebook Seguir desde G+ En Twitter Nuestra lista en YouTube Rss

Grandes bolas de fuego es una canción de 1957 interpretada por Jerry Lee. Uno de los sencillos más vendidos en la historia musical de los Estados Unidos.
Great balls of fire. Jerry Lee Lewis
FichaNombre: Great balls of fire (Grandes bolas de fuego)
Intérprete: Jerry Lee Lewis
Publicación: 1957
Autor: Otis Blackwell (alias Jack Hammer)
Género: Rock n' Roll, Rockabilly, Country

Bonus track:
Otro directo
Interpretación de Fleetwood Mac (1969)
Versión ELO (1973)
Con la voz de Dolly Parton (1979)
Espejo
Referencias:
California Sounds
Wikipedia [eng]


A pesar de su parecido con un querubín, rubio y con rizos, Jerry Lee Lewis se ganó a pulso su fama y su apodo de El asesino (The killer). Para el que haya visto la película de 1989 sobre su vida protagonizada por Dennis Quaid y con el mismo título que esta canción, Great balls of fire!, creo que quedará meridianamente claro el peculiar carácter del artista, siempre salvando las pequeñas licencias que se pudiera haber tomado el guionista.

Es el más joven de los considerados como los tres únicos supervivientes de la primera generación de Rock and Roll (los otros son Chuck Berry y Litte Richard) y en su debe está el controvertido matrimonio secreto con una prima de sólo 13 años, tras quedar esta embarazada. Aunque en aquella época era común el matrimonio a edades ahora tan prematuras, hay que tener en cuenta además del parentesco, que todavía permanecía casado con su primera esposa.

Otra de las suyas fue la que le hizo a Chuck Berry en el mismo año del lanzamiento de esta canción. Lewis fue asignado su telonero y como "protesta", subió al escenario con una botella de Coca-Cola llena de gasolina, prendió fuego a su piano, tocó su canción y al terminar le dijo a Berry: "Supera esto, negro".

Jerry Lee Lewis, Carl Perkins, Johnny Cash y Elvis Presley. El cuarteto del millón de dólares

Cierto es que lo tuvo complicado coincidiendo en el tiempo con el mismísimo Elvis, pero fue precisamente gracias a este -ya entonces con cinco números 1- que comenzó a darse a conocer ante el gran público. Todo se debe a un encuentro casual con posterior grabación improvisada, entre ellos dos, Carl Perkins y Johnny Cash, momento que inmortalizó el Memphis Press-Scimitar bajo el título de Million Dollar Quartet. Sobre esa sesión Cash comentó que: "Nadie quiso seguir a Jerry Lee, ni siquiera Elvis".

Pero en fin, como otros muchos genios, lo que queda por encima de otras cosas es el millón de copias vendidas en los primeros 10 días tras el lanzamiento de Great balls of fire, los más de 4 millones en los siguientes meses, ser uno de los discos más vendidos de todos los tiempos, su número 2 en Billboard pop charts, número 1 el Country Charts, y otros galardones que todavía hoy se siguen sumando a una extensa lista.

El título de la canción viene de una expresión sureña que algunos cristianos consideraban blasfema porque se refiere al día de Pentecostés, cuando el Espíritu Santo se manifestó como lenguas de fuego sobre los apóstoles. Como con tantas otras canciones que llegaron a ser super-éxitos, Jerry rehusó inicialmente grabar la canción debido precisamente a su contenido, pero aquí está la prueba de que finalmente lo hizo.


Publicar un comentario en la entrada

 
Un invento de Jakesnake , Nostromo & Oloman | CONTACTO | Diseñado por Oloblogger